…La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. También vimos allí gigantes …y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos (Números 13:32, 33).

[dropcap]D[/dropcap]ios le había ordenado a Moisés que designara doce hombres, para que inspeccionaran la tierra prometida.

Después de explorar el territorio durante cuarenta días, los espías regresaron, pero diez de ellos hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, declarándose incompetentes para la guerra y comparándose como langostas ante los moradores de Canaán.

Josué y Caleb protestaron por el informe cobarde de sus compañeros espías y rompieron sus vestidos. Con voz fuerte y una actitud positiva hablaron a toda la congregación diciendo: …La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel …ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan… (Números 14:7-9).

Los espías amedrentados por los gigantes, hijos de Anac, se sentían pequeños, limitados, inofensivos e inútiles.

Cuando se tiene la mentalidad de langosta se vive convencido de su impotencia

Consideran a todos más fuertes y cometen el error de medir las dificultades de la vida en base a la fuerza humana.

Dios no hace cristianos débiles.
El Señor ha puesto en cada creyente un espíritu de poder, de amor y de dominio propio.
Cuando Dios transforma la vida del creyente, a través de su poderoso evangelio, le cambia la mentalidad y el corazón.
Todo creyente que ha crecido en fe se fortalece día a día en el Señor y toma la fortaleza necesaria de su intimidad con el Todopoderoso. Desarrolla la convicción de que Dios le da fuerzas y acepta que puede ser un instrumento útil para la gloria de Dios.

Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos (Salmos 84:5).

Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán (Isaías 40:30, 31).

Cuando se tiene la mentalidad de langosta se olvida con prontitud las maravillas de Dios

Dejan en el pasado los portentosos hechos e ignoran la misericordia del Señor. Los espías ya habían visto la forma en que Jehová abrió el mar rojo; experimentaron la provisión del maná en el desierto y la protección de una columna de nube que el Creador había colocado sobre ellos para librarlos en el desierto. Antes de ver a los gigantes en Canaán ya conocían la grandeza del Señor, pero olvidaron que clase de Dios tenían de su lado.

Las experiencias de la fidelidad de Dios en el pasado deben servir para enfrentar el futuro. No hay gigante que rebase la enormidad del Creador. Ningún ejército terrenal puede detener la mano extendida del Altísimo. No hay fuerza de las tinieblas que pueda hacer tropezar a quienes confían en Dios. Pero alégrense todos los que en ti confían; den voces de júbilo para siempre, porque tú los defiendes; en ti se regocijen los que aman tu nombre (Salmos 5:11).

Cuando se tiene la mentalidad de langosta se vive atrapado por el temor

Los hombres que regresaron de investigar la tierra prometida, impresionados por la estatura y corpulencia de los moradores en Canaán, se descalificaron y se declararon inferiores a raíz del temor que llevaban clavado en el corazón Ellos dijeron: No podemos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros (Números 13:31).

Otra expresión que pronunciaron fue: …es tierra que traga a sus moradores… (Números 13:32).

El temor paraliza al ser humano, lo inutiliza y lo conduce a una vida improductiva. El miedo lleva al ser humano a contemplar demasiado las circunstancias y condiciones dejando de observar el poder de Dios.

Josué y Caleb, a diferencia del resto del grupo de espías, habían depositado su confianza en el Señor y el temor no se había apoderado de ellos.

En ningún momento permitieron que las dificultades acabaran con su fe. La confianza en Dios vence el temor. Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? …Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; aunque contra mí se levante guerra, yo estaré confiado (Salmos 27:1-3).

Las dificultades o problemas de la vida son oportunidades para ver la intervención de Dios a nuestro favor. El cuidado del Señor para su pueblo es permanente.

El secreto del éxito está en la confianza en Dios y en nosotros mismos. El hombre hace lo posible y de lo imposible se encarga Dios.

El propósito de Dios era que los israelitas llegaran a la tierra prometida.

Después de sufrir esclavitud en Egipto, y de padecer en el desierto, el pueblo de Dios debía llegar a tomar la herencia que les pertenecía.

La mentalidad determina gran parte los resultados deseados.

Nadie debe derrotarse antes de pelear la batalla, no se debe declarar incompetente antes de intentarlo. No hay peor lucha que la que no se hace.

Conclusión

Cada creyente debe enfrentar la vida, derribar gigantes y tomar la herencia que Dios ha puesto delante de él. Muchos aprovechan oportunidades, mientras otros las dejan pasar.

En la vida hay vencedores y vencidos; protagonistas y espectadores; espías temerosos y valientes, quienes no son capaces de creer en el poder de Dios llevan a otros a un terrible caos.

Los diez espías dieron su informe negativo y desanimaron al pueblo. Mientras que Josué y Caleb echaron mano de la fe y alentaron a toda la congregación a heredar la tierra prometida. Josué y Caleb nos enseñan que la verdadera fe es la semilla que lleva como su fruto la obediencia y la justicia.

fuente : Aviva 2012 – 005

Comentarios

Comentarios