Apostasía y dificultades de Salomón (1 Reyes cap. 11)

las 3 F F F (1 R. 11:1-3)
Se dice la causa de la caída de algunos líderes son las tres efes: Fama, Finanzas y Faldas. Estas tres cosas Salomón las tenía en exceso. “Pero el rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras; a las de Moab, a las de Amón, a las de Edom, a las de Sidón, y a las heteas.

Dios había prohibido este tipo de relaciones para evitar la idolatría. A éstas, pues, se juntó Salomón con amor. Y tuvo 700 esposas y 300 concubinas; y sus mujeres desviaron su corazón.

Salomón y el ecumenismo (1 R. 11:4-10)

Salomón quiso ser civilizado y mantener buenas relaciones con todas las culturas y todas las religiones. Según él quiso aprovechar lo mejor de cada pueblo, incluyendo su religión. Siguió a Astarot, diosa de los sidonios. A Milcom, ídolo abominable de los amonitas. A Quemos, ídolo abominable de Moab. A Moloc, ídolo abominable de Amón. Quedó bien con todas sus mujeres, sus pueblos y sus religiones, pero perdió su relación con Dios.

Consejo interreligioso (1 R.11: 4-10)

El Consejo interreligioso de los dioses paganos estaba formado por Astarot, la diosa cananea de la fertilidad, cuyo culto incluía no sólo ritos sexuales sino astrología. Milcom. El culto de Moloc incluía sacrificios humanos, especialmente niños. El culto de Quemos también era cruel y centrado en la astrología. Es absurdo y ridículo querer poner a Jehová al nivel de estos dioses. Eso es exactamente lo que se pretende ahora al unir todas las religiones.

Consecuencias (1 R. 11:9-13)

Y se enojó Jehová contra Salomón por no guardar el pacto de Dios. La sentencia es que el reino será dividido y será entregado a uno de sus siervos. No obstante, hay una clara muestra de misericordia, no lo haría en los días de Salomón, sino este acontecimiento sucedería en la administración de su hijo. Además Dios se compromete a mantener el pacto con David. Una sola tribu permanecería fiel a la descendencia de David.

Adversarios de Salomón (1 R. 11:14-40)

Además de su debilidad interna, el Señor hace surgir la oposición externa al levantar a tres adversarios. Hadad edomita, hijo del rey que había escapado del extermino en tiempos de David y ahora quería regresar a reclamar su herencia. Rezón hijo de Eliada, el cual había juntado una compañía y lo habían hecho rey sobre damasco, también quería recuperar su territorio. Y Jeroboam quien Dios designó para ser el rey de las diez tribus cuando el reino fuera dividido.

Capa rota (1 R. 11:29-39)

En una profecía simbólica. Ahías rompe una capa nueva en doce pedazos para demostrar visualmente cómo Dios habría de fracturar el reino de Salomón. Entregó diez pedazos a Jeroboam, los que representaban las diez tribus norteñas (el Israel de los vv. 37, 38). Dos piezas quedarían para el hijo de Salomón y representaban las tribus de Judá y Benjamín. Judá asimiló a Benjamín, por lo que a las dos se les menciona a menudo como una sola tribu, llamada Judá.

Muerte de Salomón (1 R. 11:41-43)

Llegamos al final de la historia de Salomón y se hace referencia aquí a tres cosas:
1. A un libro de los hechos de Salomón, semejante a los registros que llevaban los reyes de su época.
2. A los años que reinó sobre Israel. Reinó 40 años igual que David, es probable que salomón muriera a los 60 años y
3. A su muerte y sepultura, así como a su sucesor. Murió y fue enterrado en Jerusalén y su sucesor fue su hijo Roboam.

fuente: muro del pastor Edelmiro

Comentarios