E l peligro que enfrenta la pastoral en la iglesia contemporánea con el afán de crecer es perder de vista su razón misional de ser luz y sal de la tierra. Muchos pastores anhelamos el crecimiento de la iglesia, sin duda alguna.

Pero la búsqueda afanosa por el mero crecer a cualquier costo y riesgo no es la solución. Se busca mucho hacer buenos programas, metodologías y llenar la agenda, pero no nos gustan las metas a largo plazo, de trabajo continuo de procesos bíblicos que ayudan naturalmente a crecer a la iglesia como una entidad viva.

Existen ciertos factores que si se descuidan impiden el crecimiento de la iglesia. A decir verdad, estos factores son un gran pastel de muchas rebanadas, como la espiritualidad, la Palabra de Dios, una visión clara de la gran comisión y contar con estructuras, estrategias y actividades pertinentes a la comunidad donde se encuentra la iglesia.

El pastor necesita tener un equipo confiable a quien pastorear de cerca, y que éstos desarrollen líderes, que a su vez atiendan a los miembros de la iglesia. La iglesia entonces invitará personas que se conectarán a ella para ser instruidos y ser devueltos a la comunidad y al mundo para hacer la misión de Dios.

¿Cuáles son los procesos que si se descuidan, constituyen un factor que impide el crecimiento de la iglesia? Trataré de cuatro, pueden ser más, pero nos enfocaremos en estos puntos: Evangelismo, los servicios del día domingo, la educación cristiana y la misión.
Les podemos llamar a los administradores de estos cuatro procesos pastores, líderes, diáconos, coordinadores, directores y siervos, según el estilo o tamaño de la iglesia directores y siervos, según el estilo o tamaño de la iglesia

Descuidar el proceso de ganar gente nueva

Tiene que haber un encargado, al que le llamaremos líder del proceso de invitar. Es la persona encargada para crear un flujo cuatro factores que impiden el crecimiento de la iglesia constante de personas nuevas a la iglesia, es quien invita a más personas modelando con su vida este proceso a través de su espiritualidad. No lo hace solo, tiene un buen equipo formado a quien entrena. Estos son líderes de invitar gente, y éstos a su vez motivan a la membresía para que permanentemente realice esta tarea. Implanta la cultura de invitación en la iglesia que tiene la comisión de ganar su comunidad.

  • Invita permanentemente a la gente de la comunidad a la iglesia.
  • Sensibiliza y crea conciencia a los miembros sobre invitar personas.
  • Impulsa, fortalece y crea la cultura de invitación.
  • Se caracteriza por hacer amigos y enseña a su equipo a hacer lo mismo.
  • Impulsa y motiva lugares de pesca, allí donde están los que no conocen a Dios.
  • Desarrolla actividades oportunas con su equipo para invitar.

Descuidar el proceso de brindar servicios dominicales efectivos

Se trata de la conexión con las personas invitadas a la iglesia. El líder encargado es una persona que tiene la encomienda de crear un ambiente de recepción y hospitalidad de tal forma que el invitado que asiste a la iglesia desee regresar. Este líder también cuenta con un equipo dinámico y sensible, capaz de percibir a los nuevos para que puedan ser captados. También es apoyo al ambiente de la adoración, verifica los tiempos del servicio, la calidad del sonido y el logro de conectar al pueblo con Dios. Se encarga de supervisar todas las áreas de servicio durante el culto, bienvenida, instalaciones, mesa de recursos, servicios sanitarios, ventas, niños, ujieres, despedida… en fin, lo que se requiere para contar con un ambiente de amor y conexión durante el culto. conexión durante el culto. Descuidar el proceso de ganar gente nueva Tiene que haber un encargado, al que le llamaremos líder del proceso de invitar. Es la persona encargada para crear un flujo cuatro factores que impiden el crecimiento de la iglesia constante de personas nuevas a la iglesia, es quien invita a más personas modelando con su vida este proceso a través de su espiritualidad. No lo hace solo, tiene un buen equipo formado a quien entrena. Estos son líderes de invitar gente, y éstos a su vez motivan a la membresía para que permanentemente realice esta tarea. Implanta la cultura de invitación en la iglesia que tiene la comisión de ganar su comunidad.

  • Invita permanentemente a la gente de la comunidad a la iglesia.
  • Sensibiliza y crea conciencia a los miembros sobre invitar personas.
  • Impulsa, fortalece y crea la cultura de invitación.
  • Se caracteriza por hacer amigos y enseña a su equipo a hacer lo mismo.
  • Impulsa y motiva lugares de pesca, allí donde están los que no conocen a Dios.
  • Desarrolla actividades oportunas con su equipo para invitar.

Descuidar el proceso de brindar servicios dominicales efectivos

Se trata de la conexión con las personas invitadas a la iglesia. El líder encargado es una persona que tiene la encomienda de crear un ambiente de recepción y hospitalidad de tal forma que el invitado que asiste a la iglesia desee regresar. Este líder también cuenta con un equipo dinámico y sensible, capaz de percibir a los nuevos para que puedan ser captados. También es apoyo al ambiente de la adoración, verifica los tiempos del servicio, la calidad del sonido y el logro de conectar al pueblo con Dios. Se encarga de supervisar todas las áreas de servicio durante el culto, bienvenida, instalaciones, mesa de recursos, servicios sanitarios, ventas, niños, ujieres, despedida… en fin, lo que se requiere para contar con un ambiente de amor y conexión durante el culto.

Estacionamiento y bienvenida

  • Mesa de recursos
  • Equipo de ujieres
  • Cuarto de oración
  • La alabanza y adoración, músicos
  • El buen ambiente para una recepción eficaz de la predicación
  • Servicios de sanitarios limpios
  • Señalamientos
  • Atención a los niños
  • Ventas
  • Ambiente y tono cálido de amor en la iglesia
  • Sensibilidad en conectar a través de las tarjetas de oración y decisión

No contar con un líder del proceso de enseñanza

El líder del proceso de enseñanza/discipular. Es quien se encarga de hacer más práctica la vida de Dios a los miembros. Integrarlos a la escuela dominical o al sistema de estudio bíblico permanente y de allí formarlo para el servicio de liderazgo a través de las disciplinas diarias como la oración, el ayuno, la llenura del Espíritu Santo y la comunión unos con otros. Forma a los miembros de la iglesia a ser mayordomos fieles, todo a través del ejemplo que los demás vean en él y su equipo, para que de esta manera lo puedan reproducir.

  • Les da oportunidad a las personas de vivir como discípulos/aprendices.
  • Supervisa que se dé el proceso de crecimiento integral en la vida del servidor.
  • Examina e involucra a las personas al servicio según sus dones, capacidades, experiencias y habilidades.

No contar con un coordinador de misión

Este líder se encarga de devolver a las personas transformadas por el poder de la Palabra de Dios a la comunidad. Ellos, a través de una misión especializada e intencional, impactarán a su entorno con el testimonio de Cristo reflejado en su vida. El líder junto con su equipo motiva a los miembros a estar en misión constante. Su responsabilidad principal es ser influencia a la comunidad.

  • Su ministerio es fuera de la iglesia y hasta lo último de la tierra.
  • Supervisa las actividades intencionales de evangelismo en la comunidad.
  • Se conecta con los programas de impacto social en la comunidad para involucrar a los líderes para hacer misión.
  • Recluta suficientes personas misionales.
  • Apoya la misión de la iglesia en su quehacer hasta lo último de la tierra.

Estos son algunos factores o procesos primordiales que si se descuidan, se impide el crecimiento de la iglesia. El pastor obviamente trabaja directamente en estos cuatro procesos, designando a personas entrenadas, supervisadas y dirigidas permanente por él mismo. Son personas que rinden cuentas al pastor y al ejecutivo para la buena marcha de una iglesia en constante crecimiento.

fuente: aviva 17, edicion 2015

Comentarios

Comentarios