Bildad describe la suerte de los malos (Job 18)

Otra respuesta para Job (Job 18:1-21)
En su último discurso Job no ha sido amable con sus amigos. Los ha llamadoconsoladores sin caridad y creadores de problemas. Según Job se han burlado de él y lo han despreciado, careciendo de visión y de entendimiento. Ninguno de ellos posee sabiduría. Bildad se ocupa brevemente de estas acusaciones hechas a la ligera, después describe en detalle el verdadero destino de los impíos. No incluye una invitación al arrepentimiento y a la humildad.

De lengua me echo un taco (Job 18:1-4)
“Respondió Bildad suhita y dijo: ¿Cuándo pondréis fin a las palabras? Entended, y después hablemos ¿Por qué somos tenidos por bestias y a vuestros ojos somos viles?” La acusación de vileza probablemente sea una acusación de ser torpes y no necesariamente impuros. “Oh tú, que te despedazas en tu furor ¿Será abandonada la tierra por tu causa, y serán removidas de su lugar las peñas?” Lo que dice el amigo de Job es que las cosas no van a cambiar por complacer a Job.

Caída del injusto (Job 18:5-21)
En la mente de Bildad Job es culpable. El sufrimiento que padece demuestra su maldad. Solo queda ahora, pintar una imagen truculenta del destino del pecador. Describe la caída del injusto en cinco etapas:
1. Las tinieblas le alcanzan (vv. 5, 6).
2. Se tienden trampas para sus pies (vv. 7-11).
3. Es entregado al rey de los terrores (vv. 12-15).
4. Su nombre y memoria son borrados de la tierra (vv. 16-19).
5. Se convierte en símbolo de horror para otros hombres (vv. 20, 21).

Tinieblas (Job 18:5-7)
La luz es un símbolo universal de la vida, la vitalidad, el calor y la alegría. Bildad afirma, aquí, la luz de los impíos será apagada. Las imágenes que usa provienen de las carpas, de la vida nómada. Habla de la centella de fuego y de su lámpara (véase Jer. 25:10). Bildad coincide en afirmar que éstas son las consecuencias de la impiedad. Tal persona sólo puede esperar andar a tientas en un camino que está lleno de obstáculos, mientras su mismo consejo lo conduce a la caída.

Trampa (Job 18:8-11)
Bildad acumula las imágenes para describir el resultado de la iniquidad. Hay una trampa (red y lazo) dispuesta para atrapar al impío, hacia la cual lo llevan sus pies (su mala conducta). Nótese la variedad de términos que se usan para denotar “trampa”: red, mallas, lazo, trampa. Los temores, por lo tanto, lo rodean por todos lados, de tal modo que no podría dar un paso sin caer primero. Inmóvil, lo consume el terror de la suerte que le espera.

Te va a ir mal (Job 18:12-14)
“Serán gastadas de hambre sus fuerzas”; es decir, se disiparán del mismo modo que cuando uno se debilita por falta de alimentación. “El primogénito de la muerte” describe las epidemias que alcanzarán al hombre que persiste en sus malas acciones. Cuando estas plagas lo ataquen, el impío perderá su confianza. Ni siquiera en su propia tienda encontrará consuelo. La aplicación personal de todas estas alusiones difícilmente pudiera escapar a Job.

Rey de los espantos (Job 18:14, 15)
Para Bildad, Job quiere sostenerse apoyándose en su casa, pero ésta no permanecerá. “Su confianza será arrancada de su tienda y al rey de los espantos será conducido”. El rey de los espantos es la muerte. “En su tienda morará como si no fuese suya”, esto habla de la inseguridad e insatisfacción que tiene en la vida. “piedra de azufre será esparcida sobre su morada”, esto tiene que ver con juicio de Dios.

Borrado (Job 18:16-19)
Bildad ha llevado la descripción de la caída del impío hasta el borde de la muerte. ¿Habrá más? ¡Sí! Su memoria y su raza serán borradas. Tanto sus ramas como sus raíces serán destruidas. El nombre del impío no estará más en las calles. Desaparece de la memoria de la gente. En más de un sentido este es el peor destino que puede castigar a un oriental. El impío y todo lo que se relaciona con él es echado fuera del mundo, y no habrá hijo u otro pariente que lo suceda.

Se espantarán (Job 18:20)
Podría pensarse que Bildad ya ha agotado la lista de los horrores que esperan al impío. Sin embargo, hay otro más. Los que vengan después de él se espantarán por la manera absoluta de su caída, y lo usarán como ejemplo terrible de las consecuencias de la impiedad. Bildad parece olvidarse de que muy poco antes ha dicho que el impío no será recordado por nadie. Se describe perfectamente el destino que esperan para Job.

Comentarios