CINCO COSAS QUE NO DEBES OLVIDAR AL EVANGELIZAR

Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! 1 Corintios 9:16

Esta declaración que hace el apóstol Pablo habla de su total compromiso con el Señor para con la evangelización del mundo, él es para nosotros un gran ejemplo de un buen evangelizador, en sus diferentes viajes misioneros podemos darnos cuenta del éxito que tuvo para compartir el evangelio de Jesucristo, pero ¿que había detrás del éxito de este gran apóstol?, si hoy tuviéramos la oportunidad de conocerlo en persona, no tengo la menor duda de que muchos de nosotros acudiríamos a él, para que nos revelara que era lo que permitía que la exposición del evangelio a los gentiles, pudiera persuadir al pecador de dejar su mal camino, arrepintiéndose y creyendo en Jesús como su Señor y Salvador.

Para entrar de lleno al tema debemos primero dejar en claro que NO es EVANGELIZAR, para después definir que SI es EVANGELIZAR.

Por lo tanto Evangelizar:

*no es solamente decirles a las personas que Dios los ama

*no es una terapia religiosa para hacernos sentir mejor

*no es nuestro testimonio de conversión

*no es discutir con otros de otra secta, ni tampoco sobre doctrina

*no es obra social para evidenciar el amor de Dios

Un pastor que escuche no hace mucho define la palabra Evangelizar de la siguiente manera: “Es dar a conocer a los hombres el mensaje de reconciliación de Dios, revelado en las escrituras, esto con la finalidad de que todos los hombres se arrepientan y crean en el Señor Jesucristo”

Entonces, cuales son las cinco cosas que no debemos olvidar al evangelizar

1.-  SIEMPRE ORAR.

Romanos 10:1. Antes, durante y después de evangelizar. Aunque parezca que es algo que ya sabemos, pero me temo que no muchos hacemos.

2.- LLEVAR Y USAR LA BIBLIA.

El hecho de citar las escrituras, es mostrar el mensaje de Dios. Es de suma importancia que al evangelizar llevamos nuestra biblia y mostremos los pasajes bíblicos a la persona que estamos evangelizando, si podemos hacer que el mismo los pueda leer será mucho mejor.

3.- AL EXPONER EL MENSAJE DEL EVANGELIO DEBE SER CON CLARIDAD.

No usar palabras que las otras personas no entienden. La meta no es ofender, sin embargo, puede darse el caso en que ofendamos por la claridad, no se nos olvide que el amor debe guiar siempre nuestra conversación.

No solo hablar claro para que te entiendan, sino hablar claro para que la persona entienda su condición. Si decimos: “invita a Cristo a venir a tu corazón”, eso dará lugar a mayor ambigüedad, debemos declararle lo que la biblia realmente expresa y esto es: “Arrepiéntete de tus pecados y cree en el evangelio”, aquí la expresión es bastante clara, y logra esclarecer que es lo que Dios exactamente está esperando del pecador.

4.- DEBEMOS PROVOCAR REFLEXION EN EL OYENTE A TRAVES DE NUESTRAS PALABRAS. Mateo 21:32.

Debemos provocar al dialogo y no solamente hablar nosotros de principio a fin, sin darle oportunidad de que exprese sus inquietudes.

Sera de mucha ayuda llevar en mente algunas preguntas de reflexión. Sobre lo que él va a leer en las escrituras y las implicaciones del texto.

Recordemos que la mayoría de las personas reaccionara a la defensiva, porque no quieren reconocer fácilmente su condición de pecado. Es necesario tener paciencia y confiar en la obra del Espiritu Santo, nuestro trabajo solamente es anunciar el evangelio eficazmente y la conversión del pecador le corresponde solamente a Dios.

5.- DEBEMOS PROMOVER LA CONGREGACION DONDE ASISTIMOS.

Nunca se nos olvide motivar a la persona a los servicios y actividades de la iglesia, para que pueda estar en comunión con los demás hermanos y además pueda escuchar la palabra de Dios. Esto cobrara mayor importancia si la persona que evangelizamos ha tomado la decisión de arrepentirse de sus pecados.

 

Independientemente de cuales sean los resultados de nuestra evangelización, debemos ser perseverantes en tan grande comisión que nos ha sido delegada.

¡Si aprendemos a dejar los resultados en las manos de Dios, estaremos seguros de que la palabra que sea sembrada tarde o temprano producirá el fruto deseado!

EVANGELIZAR.jpg

 

Comentarios

Comentarios