Para las iglesias que tienen en su programa el estudio de lecciones a través de la Escuela Dominical, existe un problema que pasa desapercibido para los líderes de este departamento.

Por lo regular al seleccionar el material de estudio para el semestre (editoriales vida, eccadd etc). se ofrecen 2 versiones de guias ; una es del ALUMNO y otra es del MAESTRO.

El Pastor o Líder del departamento de educación hacen la promoción a la iglesia para que compren sus guias dominicales, por lo que se eroga un importe de dinero considerable para comprar guia del maestro y del alumno de las clases respectivas.

Una vez que el material ya está en manos de los alumnos y maestros, empieza el problema!.

EL MAESTRO

Resulta en muchos lugares que la clase que el maestro presenta se basa practicamente en la lectura de la guia del maestro, dejando inservibles para los alumnos la guia que ellos compraron ya que nunca la usa el maestro.

El Maestro necesita saber que su guia “el maestro” es de consulta y de ampliacion de conocimientos, consejos para aplicar en la clase, etc. NO ES PARA LEERLA EN LA CLASE.

Así es, y así sucede! que haciendo esto, el Maestro desanima a sus alumnos a leer su guia del alumno porque practicamente nunca se lee por el maestro., afectando para que el próximo semestre ya no compren sus guias afectando asi tambien el buen desempeño de la clase.

Además si a este problema le sumamos que algunos maestros realizan un monologo en su clase, ya que no permite la participacion de sus alumnos quienes pierden el interes en la clase al no poder discipar sus dudas.

Lo ideal para corregir este problema muy común, es que el Maestro de la clase, estudie en su hogar previamente su guia del maestro, y después de tener claro sus conceptos y formato de clase, deberá leer tambien la guia del alumno para empaparse de esas frases, incisos y puntualizar lo que a su criterio considere necesario. Haciendo esto, logrará despertar el interés de sus alumnos y permitirá que sus alumnos lean y se interesen en su guia como en la clase del maestro.

GUIA DE MAESTRO VS GUIA DEL ALUMNO

Según cada editorial y por lo general, la guia del Maestro tiene mucha informacion adicional que en la guia del alumno no se presenta, y esta diferencia es para ayudar al maestro que le brinda información que al vertirla a su clase logra atencion.

El formato y cantidad de informacion de la guia del maestro es mayor a la del alumno, por ejemplo, en la editorial vida nueva, una leccion del maestros ocupa 7 paginas, cuando la del alumno solo 4.

Eso no demerita a ninguna de las guias sino que cada una de ellas tiene su propósito y razón.

El consejo final para EL MAESTRO de la Escuela Dominical, es que

  • Prepare con tiempo su lección , no lea su guia 10 minutos antes de dar su clase porque eso demostrará falta de interés y preparación.
  • Evite leer su guía del maestro ante su clase, prepare sus notas, consultas basadas en su estudio. y lea siempre la guía del alumno para despertar el interés del alumno.
  • haga amena su clase, no haga monólogos donde solo usted y su voz se escuche, permita que sus alumnos hablen , pregunten y se expresen, eso abre debate y le permite exponer verdades bíblicas que confronten y enseñen a sus alumnos.
  • Asista a su clase con buena actitud, bien vestido, aseado del cabello etc.
  • Aseo en la boca, porque si no se lava los dientes y la boca es posible que sus alumnos se quejen que usted no deberia hablar por el terrible aliento que sale de su boca. parece irreal pero sucede, sobretodo cuando por las mañanas se habla mucho hay que procurar buena higiene bucal.

Mejoremos nuestro desempeño como maestros de la Escuela Dominical.

 

 

Comentarios