Celebramos nuestra magna Asamblea Conciliar en Boca del Río, Veracruz, los días 7 al 10 de noviembre de 2016, bajo el tema Luz en las Tinieblas.

Fueron días de regocijo en la comunión entrañable de los ministros de Jesucristo, tiempos de refrigerio en la presencia del Señor, momentos de aprendizaje en que la sabiduría de lo alto nos impregnó con mensajes llenos de la doctrina bíblica, lapsos de altar vigorizantes; y desde luego, negocios sumamente productivos.

En todo momento prevaleció la rectoría del Espíritu Santo, lo cual resultó en la exaltación del señorío de Jesucristo y la gloria de Dios Padre. La exposición de la Palabra del Señor alcanzó niveles magníficos en esta Asamblea Conciliar. Los expositores resultaron instrumentos efectivos del Espíritu Santo para traernos manjares nutritivos y deliciosos, que saturaron el alma de los asistentes. Cada sermón alimentó y sació, satisfizo y fortaleció a los siervos y siervas de Dios que tomamos con avidez lo que el Eterno nos brindaba.

El mensaje de Apertura estuvo a cargo de nuestro Superintendente General, el Pbro. Abel Flores Acevedo. Su exposición fue una cátedra del más alto nivel homilético, con trazos llenos de iluminación del Espíritu y detonantes de aplicación que impactaron a la Asamblea. Con un toque magistral nos entregó una pieza preclara de oratoria pentecostal, llena de fervor y pletórica de unción divina, que nos hizo sentir la presencia de Dios y culminó en un altar por demás glorioso.

Por las mañanas fuimos ministrados por el Misionero y Profesor Jim Mazurek, quien desde la nación de Chile vino acompañado de su esposa, su hija y un pastor amigo. Sinceramente no recuerdo un concilio con el nivel de exposición de la Palabra como el que nos brindó el Espíritu Santo a través de nuestro amigo y consiervo Jaime. Cada sermón comenzaba con una explicación del trasfondo histórico y cultural del pasaje, luego nos ubicaba en el contexto literario, después en los detalles gramaticales, hasta caer en conclusiones teológicas sobre la persona de Jesucristo, que confirmaban y alentaban nuestra fe. Eran los de Mazurek sermones expositivos. Era la Palabra y sólo la Palabra la que se exponía. Desentrañó los textos bíblicos y nos trajo la verdad divina en forma clara, precisa, poderosa. Pudimos contemplar a Cristo en el milagro del ciego de nacimiento, en el progreso de la revelación de su persona, hasta dejar notar su divinidad.

Luego subimos al monte de la Transfiguración y nos envolvió la gloria del Salvador, al cual nada se puede igualar. Y terminamos en adoración sublime al Cordero cuya dignidad es incomparable.

Si en Abel Flores sobresalió el factor homilético, en Jaime Mazurek la hermenéutica, la exégesis y la contextualización se destacaron.

Por las noches el instrumento divino para ministrarnos fue el Rev. Wilfredo de Jesús, el Choco, Pastor de la iglesia más grande de las Asambleas de Dios en los Estados Unidos de América. En sus exposiciones destacó el desafío a cambiar de mentalidad, a ser más proactivos en la búsqueda de las bendiciones del Señor. Nos retó a convertirnos en factores de cambio, a ser más valientes y fervorosos en proclamar a Jesucristo en todos los niveles sociales de nuestro país. Culminó con un llamado a encender la luz de Cristo para iluminar al mundo que se encuentra en densas tinieblas.

La unción del Espíritu fue tan poderosa que el altar final nos condujo al compromiso de alumbrar con toda la fuerza en nuestros entornos. Rindieron informe de su administración en esta Asamblea Conciliar el Superintendente General, el Tesorero General y el Tesorero de Misiones. El documento que nos presentó el Pbro. Abel Flores Acevedo registró 15 logros del bienio que confirman la mano benevolente del Señor sobre nuestra organización, a la vez que evidencian el empeño de nuestros líderes en procurar el avance de la obra de Dios.

Sobresale la fundación de la máxima casa de estudios del Concilio, el ITESAD, que es la primera universidad de una iglesia que ofrece en México una Licenciatura en Teología, con reconocimiento oficial de la SEP, y tiene posibilidad de implementar niveles de posgrado a mediano plazo. Ahora estamos en las ligas mayores de la educación. Por primera vez se nos habla en un informe con estadística precisa de crecimiento en cuanto a programas de evangelismo y consolidación, conversos y bautizados en el Espíritu Santo, por distrito y a nivel conciliar.

El Plan Regulador Predicar, Enseñar y Sanar arrojó resultados que muestran los inicios de un avivamiento poderoso en nuestra iglesia. El informe de nuestro Tesorero General, Pbro. Guillermo Rodríguez Herrera, fue aprobado por la Asamblea. Los números hablan de la provisión divina, la sana administración y la transparencia de nuestros ejecutivos.

En el caso del informe del Tesorero del Departamento Nacional de Misiones, Pbro. Miguel Ángel Lagos, aunque tuvo su momento crítico y fue devuelto a la mesa, mostró logros que son dignos de resaltar. El incremento del fondo, que por primera vez rebasó los 20 millones de pesos, nos habla de un avance en la conciencia misionera de los ministros e iglesias asambleístas.

Todavía tenemos mucho campo virgen en este aspecto, pero sí tuvimos un crecimiento notable en este período. Tenemos que darle la gloria al Señor por esta bendición, y seguir aportando sin frenar el flujo de apoyo a nuestros embajadores. Debemos integrar más siervos y más pueblo en el sustento de la obra misionera. Es necesario que proyectemos la luz más allá de nuestras iglesias locales, e iluminemos allende nuestra geografía distrital y nacional.

<-2155" title="AbF22894372 11925 N" /AbF22894372_11925_n.jpg" alt="AbF22894372 11925 N" width="960" height="539" />

En el rubro de las elecciones de ejecutivos, en esta Asamblea Conciliar se nombraron los Superintendentes Adjuntos por las zonas, los directivos del Departamento de Educación Cristiana y el Departamento Nacional de Misiones. Como Superintendentes adjuntos fueron confirmados en el cargo el Pbro. Marcelino González, por la Zona Norte y el Pbro. Jorge Canto, por la Zona Sur. En el caso de la Zona Centro el voto favoreció al Pbro. José M. Saucedo Valenciano. En la Directiva del Departamento de Educación Cristiana resultaron electos el Pbro. Fernando Figueroa González, como Director y el Pbro. Miguel Pérez Herrera, como Secretario Tesorero. Para la Directiva del Departamento Nacional de Misiones se nombraron ahora cuatro elementos, pues la Asamblea Conciliar determinó la separación de las carteras de Secretario y Tesorero, que antes recaían ambas sobre un solo oficial. El Pbro. César Casillas fue ratificado como Director, el Pbro. Gabriel Borbolla fue electo como Secretario, el Pbro. Gilberto Cordero Jaramillo fue nombrado Tesorero y el Pbro. Saúl García ocupa ahora el cargo de Coordinador Nacional de las Etnias.

Las elecciones de los Superintendentes Adjuntos fueron presididas por el Tesorero General y las de los Departamentos por el Superintendente General. En todo tiempo la dirección del Espíritu Santo fue notable. Esperamos la bendición del Señor sobre el equipo que se conformó. Desde luego que tuvimos tiempo de negocios, debate, discusión y acuerdos. La riqueza del parlamentarismo asambleísta no tiene parangón.

Se defienden los puntos de vista, se argumenta con pasión y con la fuerza de la razón. A veces se tensa la asamblea y de pronto se acaloran los participantes, pero se blanden las ideas sin personalizar los enconos. Al final la asamblea decide lo conducente y aprueba o desaprueba mociones, y todos nos sujetamos al voto de la mayoría. Lo hacemos con madurez y con altura, como hemos aprendido y sido formados a través de la historia en este modelo propio de las Asambleas de Dios en México. Los concilios son puntos de encuentro, espacios de integración, períodos de intercambio enriquecedor. Los líderes de todos los niveles de la organización confluyen con ministros y delegados de todas las zonas, los distritos, las regiones y las secciones del país. Por todas partes suena el saludo, el espaldarazo, las palabras de bendición y expresiones de compañerismo leal y verdadero. No existe comunión tan entrañable como la del ministerio de las Asambleas de Dios.

fuente: aviva 22 edición enero 2017

Comentarios

Comentarios