ÉXODO 32:7, 8

Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido. Pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto.

VERDAD CENTRAL
Nuestra adoración debe afirmarse sobre los fundamentos bíblicos. Tenemos que rendir honor a Dios tal y como él lo demanda y lo merece, a fin de hacer que nuestra adoración suba como perfume delante del trono divino.

  1. ACCIONES DE UNA ADORACIÓN QUE SE CORROMPE

El pueblo de Israel, al ser liberado de la esclavitud en Egipto, no supo esperar y vivir por fe. El Señor lo había apartado para ser una nación especial, serían una comunidad identificada por vivir en santidad. Su adoración estaría rendida al único Dios verdadero, al Creador de todo lo existente, al Arquitecto del universo.

Los israelitas experimentarían mayores bendiciones de las que vivieron si se mantenían fieles a quien los había libertado de la opresión en Egipto. Sin embargo, en su impaciencia, por la ausencia de Moisés, cuando subió a hablar con Dios en el monte Sinaí, dieron lugar a la duda en sus corazones. Esto los llevó a no sólo alejarse de Jehová, sino a diseñar un dios a su medida.

52859376 2050977271623672 8880394773437874176 O

Muy pronto Israel olvidó las promesas de Dios, actuando con insensibilidad y rebelión. Pretendían conformarse con una imagen visible llamada Apis, imitando el patrón que era conocido en el mundo como símbolo de señorío, fortaleza y fertilidad. Cambiaron lo eterno por lo temporal muy rápidamente, porque tenían el culto de adoración egipcia arraigado en el corazón, su adoración al verdadero Dios estaba corrompida por un pasado al que no habían renunciado aún.

La adoración a Dios en nuestros días, al igual que en el pasado con los israelitas, corre el peligro de corromperse. Ante este mal, urge afirmar los fundamentos bíblicos sobre los cuales rendimos honor a nuestro Hacedor. Muchas personas caen en la impaciencia en medio de las adversidades. Creen que Dios debe contestar a sus necesidades al instante, piensan que él debe actuar cuando ellos quieran. Y al ver que la respuesta divina a sus peticiones no llega rápido, se desesperan, entonces buscan la manera de acomodar su fe en algo más tangible para ellos.

Al igual que el pueblo de Israel, la gente comienza a buscar objetos de adoración. Su intención es facilitarse la vida y en ocasiones volver a rendir reverencia a sus dioses del pasado, imágenes visibles que les dan la sensación errada de la presencia divina. Sin embargo, no podemos ignorar el mandamiento de la adoración exclusiva para el Dios verdadero, la cual él demanda.

Dios no puede ser reemplazado por nada ni por nadie. Él tiene una identidad única: Yo soy Jehová tu Dios…; un poder superior y magnífico: que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre; una dignidad incomparable: No tendrás dioses ajenos delante de mí; una imagen inigualable: No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. Y debido a todo ello, él demanda una adoración exclusiva: No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso… (Éxodo 2022-5).

Pregunta de reflexión o aplicación: ¿Cuáles son los ídolos con los que hoy la gente corrompe su adoración al único y verdadero Dios?

II- ACCIONES DE UNA ADORACIÓN VERDADERA

El hombre fue creado para honrar y glorificar a Dios. Esta adoración ya sea colectiva o individual, debe ir acompañada de acciones que ya han sido establecidas por Dios para ser de su agrado. No podemos implementar nuevas formas de acercarnos ante el Creador, pues él ya ha determinado la manera en que nosotros lo hagamos. Esto no quiere decir que nuestra rendición ante el Señor tiene que ser monótona, sino que no debemos violar las normas dictadas por él.

La adoración debe ir acompañada de una devoción única y especial hacia el Señor. El Shemá judío declaraba Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. La exclusividad de la adoración le pertenece a Dios porque él es el único, nadie es como él ni igual a él. Moisés usó el término Jehová uno es para recordarle a los israelitas que sólo él es digno de la adoración. Todos los demás dioses son falsos, no han hecho nada, antes bien ellos mismos fueron creados. Ellos necesitan y dependen de los humanos, no así nuestro Hacedor. Somos nosotros quienes requerimos de su gracia salvadora, de su favor inmerecido y de su poder sobre nuestras vidas. Estar conscientes de esto en todo tiempo, nos moverá a rendirle por completo nuestro ser.

Otra acción que demanda la verdadera adoración es la reverencia, que es una actitud de profundo respeto y amor. Aquí incluye el expresar gratitud a través de la pureza personal y la obediencia en la vida diaria.

Tenemos que adorar a Dios como él nos lo pide. Debemos rendirnos exclusivamente ante el Soberano y ante nadie más. Él es único, y merece nuestra adoración total. No cambiemos su imagen por algo corrupto, pues nada se puede comparar con su majestad. Su gloria es sobrenatural, algo que nada ni nadie puede igualar. Entreguémosle el corazón y la vida sin reservas.

Reflexion ¿Cuál cree usted que sea el motivo por el cual las personas comparan a Dios con los objetos o las imágenes?

III ELEMENTOS QUE NOS MANTIENEN EN ADORACION CORRECTA

La adoración es la respuesta a la revelación que recibimos de parte de Dios. Su aplicación en nuestra Vida requiere cuidado y respeto a los lineamientos que el Todopoderoso ha establecido. No se trata de honrar al Señor como a nosotros nos parezca, como nos de” la gana, como nos sea más fácil o como lo creamos más conveniente, sino como él nos pide que lo hagamos.

Mucha gente está acostumbrada a adorar al Señor como aprendió a hacerlo o como ha Visto a los demás llevarlo a la práctica. Sin embargo, nunca se han ¡detenido a indagar en la Biblia si lo que están haciendo es en verdad lo que Dios nos demanda que realicemos. Se efectúan oraciones, ayunos y demás actos devocionales siguiendo modelos tradicionales establecidos, pero ignorando lo que la Palabra dice al respecto. Se llevan estilos de Vida que se creen agradan al Creador. Creyentes que sirven constantemente en la iglesia, siendo fieles en sus finanzas y participando en las actividades congregacionales, pensando que eso es suficiente para rendir adoración al Eterno, pero Viven enojados con el prójimo, son problemáticos, guardan rencor en sus corazones, son incapaces de perdonar, y las malas actitudes son parte de su andar cotidiano.

52937455 2050975814957151 1754436532019658752 OEl Señor desea que seamos adoradores cabales, que nos rindamos ante él por completo y nos sólo a medias. Por ello, conoceremos algunos elementos básicos que se requieren para que la adoración sea agradable a Dios, los cuales son: l. Conocimiento de la Palabra dc Dios Nuestra misión consiste en glorificar a Dios conforme a las Escrituras, las cuales hay que conocer y ejecutar. No podemos adorar al Creador como a un ser desconocido e impredecible. Debemos hacer justicia a la gloria y majestad del único Dios santo, todopoderoso y verdadero. Profundicemos en el conocimiento de la naturaleza divina, en su misericordia, en su gran amor por nosotros, y en su gracia inmerecida para la humanidad pecadora. Cuando tengamos un concepto íntegro de ello, entonces rindámonos delante de él como lo merece. 2. Gratitud La gratitud se centra en el reconocimiento de su majestad divina, considerando que la presencia de Dios es el mayor tesoro en la vida. Cuando hacemos memoria de sus bondades, los beneficios obtenidos y las victorias ganadas, no tenemos más que caer rendidos en un profunda y sincera adoración.

La fe se deleita en las cosas que no se ven, las cosas que son eternas; las que se ven son temporales. Cuando nuestra mirada y todo nuestro ser se enfocan en el Dios majestuoso, esto hace que las circunstancias adversas a nuestro alrededor dejen de parecer insalvables ante el poder de nuestro Señor.

La fe no debe ser sustituida por emociones artificiales en el culto o en lo privado. No depende del ritmo de la música, del humo o del ambiente, tampoco depende de las dificultades que se estén Viviendo. Nuestra confianza puesta en las manos del Omnipotente debe estar por encima de todo.

Preguntas de reflexión o aplicación: ¿Cuando usted rinde adoración a Dios lo hace de la manera correcta, como lo establece el Señor en su Palabra, o lo adora como lo aprendió de los demás?

CONCLUSIÓN

La verdadera adoración aleja toda superficialidad y fantasía; frialdad e incredulidad, provocando acciones conscientes e inteligentes que denotan una verdadera renovación al alma día a día. El escritor Lawrence menciona: La meta que debemos proponemos es convertirnos, en esta vida, en los adoradores de Dios más perfectos que podamos ser, tal y como esperamos serlo por toda la eternidad.

Permita Dios que seamos promotores de una adoración genuina y apasionada por él, sin detenernos a considerar las circunstancias que nos rodean y que las generaciones futuras sean impactadas por nuestro ejemplo.

APRENDIMOS

  1. ¿Cómo podemos evaluar si estamos adorando de la manera que agrada a Dios?
  2. ¿Es la adoración a Dios el deleite más perdurable de su vida?
  3. ¿Qué elementos nos ayudarán a mantenernos en la adoración correcta?
fuente: libro teologia del culto – eccad – tema 9

 

Leave a Reply

avatar
  Notificame  
Notificame de