Salmo 40:1
«Pacientemente esperé a JehovÁ, y se inclino a mi, y oyó mi clamor».

Se cuenta la anécdota de un hombre que murió ahogado cuando una inundación lo arrastró del techo de su casa. donde se había refugiado. Cuando llegó al cielo, le preguntó al Señor por qué no lo había rescatado.

El Señor lo reprendió con ternura: «Te avisé por los medios de comunicación que era necesario que salieras de tu casa. Te envié un equipo de rescate en un bote. Hasta te envié un helicóptero. Sin embargo, tu te negaste a aceptar todos esos intentos de salvarte. «Qué más querías que hiciera?»
Al estudiar este Salmo, usted se sentiré tranquilo de que la confianza en el Señor lo libertará. Tal vez las cosas no sucedan como usted espera, pero aún así, podrá proclamar la grandeza del Señor.

I. ESPERE EN EL SEÑOR

Salmo 40:1-4: Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán,Y confiarán en Jehová.Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza,Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira.

No siempre es fácil esperar en el Señor. Sin embargo, podemos aprender a confiar que El obrará a nuestro favor. David esperó pacientemente en el Señor (Salmo 40:1). Aquí vemos por parte de David una sensación de oración perseverante cuando hace un recuento de todo lo que Dios ha hecho por él (vv. 1‐3).
En primer lugar, Dios se vuelve hacia David y escucha su clamor (v. 1). Esto representa la idea de acercar el oido a la boca de quién habla. La confianza se fortalece cuando nos damos cuenta que Dios esté atento a nuestras oraciones.

En segundo lugar, Dios obro a favor de David (v. 2). El pozo y el lodo posiblemente se refieren a algún momento en que David necesito sanidad de una grave enfermedad. También podría referirse a los enemigos que enfrentaba Israel. De cualquier manera que fuera, Dios lo libró, lo cual esta expresado por la ilustración de haber puesto sus pies sobre la peña. En tiempos de dificultad, Dios nos guia por un camino seguro cuando nosotros invocamos su nombre.

En respuesta a las acciones de Dios. David habla de un nuevo cántico de alabanza para referirse a otra manifestación de la bondad de Dios hacia El (v. 3). Alaba a Dios porque siempre esta presente para liberar y dar estabilidad. Al alabar a Dios por sus maravillosas obras, él anima a otros a confiar en el Señor.

El respeto a Dios y a sus caminos nos debe llevar a poner nuestra confianza en El, porque vemos que esta es la mejor manera de vivir (v. 4). Las bendiciones de Dios nos vienen cuando confiamos en El y seguimos sus caminos, en vez de recurrir a la sabiduría humana o a las religiones falsas en busca de respuestas. Ciertamente tendremos problemas y conflictos. Pero en esos momentos, podremos clamar a Dios por liberación. Aprenda a confiar que Dios esta obrando, incluso cuando usted no lo puede ver. Será bendecido cuando siga los caminos del Señor.

II. PROCLAME LAS PODEROSAS OBRAS DEL SEÑOR

Salmo 40:5-7 – Has aumentado, oh Jehová Dios mío, tus maravillas;Y tus pensamientos para con nosotros, No es posible contarlos ante ti. Si yo anunciare y hablare de ellos,No pueden ser enumerados.Sacrificio y ofrenda no te agrada;Has abierto mis oídos;Holocausto y expiación no has demandado.Entonces dije: He aquí, vengo;En el rollo del libro está escrito de mí;

David reflexiona en las muchas maneras en que ha sido bendecido (Salmo 40:5). Ve las cosas maravillosas que Dios ha hecho por él como parte del plan divino para su Vida; son tantas las bendiciones, que no se pueden contar. Puesto que las obras de Dios son maravillosas y milagrosas, nadie se compara a El.

¿Cómo debemos responder nosotros a las poderosas obras de Dios? Lo que El quiere es fidelidad, mas que sacrificios y ofrendas (v. 6). Sin embargo, en vez de escuchar y obedecer la voz de Dios, son demasiados los que quieren vivir a su manera. Piensan que con solo renunciar a algo o donar dinero, tienen derecho a seguir sus propios deseos y sus propios planes. Sin embargo, lo que Dios quiere es una obediencia sincera (vv. 7,8).

Estos versículos nos recuerdan a Saúl, el primer rey de Israel. Por su desobediencia a Dios perdió el reino. Su rebeldía no pudo ser cubierta con sacrificios. A diferencia de Saúl, David decidió someterse a Dios y confiar en él en toda circunstancia.

David no pudo callar lo que Dios había hecho por él (vv. 9,10). Cuando el pueblo de Dios se reunía para adorar, él proclamaba en público las innumerables maneras en que Dios había obrado a su favor. El sabía que Dios es amoroso y fiel, porque había experimentado su amor en su propia persona.

Cuando hemos gustado al Dios que salva, justo, fiel y lleno de amor, cómo no hablar a los demás acerca de El y de sus poderosas obras! Procure que su manera de vivir y sus palabras den testimonio de que confía en el Señor y que esta dispuesto a seguir fielmente sus caminos. Después, sea usted mismo un testimonio vivo de lo que significa tener una vida abundante

III. EL SEÑOR NOS DA LA LIBERTAD

Salmo 40:11‐17 11 Jehová, no retengas de mí tus misericordias;Tu misericordia y tu verdad me guarden siempre.12 Porque me han rodeado males sin número;Me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista.Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falla.13 Quieras, oh Jehová, librarme;Jehová, apresúrate a socorrerme.14 Sean avergonzados y confundidos a unaLos que buscan mi vida para destruirla.Vuelvan atrás y avergüéncenseLos que mi mal desean;15 Sean asolados en pago de su afrentaLos que me dicen: !!Ea, ea!16 Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan,Y digan siempre los que aman tu salvación:Jehová sea enaltecido.17 Aunque afligido yo y necesitado,Jehová pensará en mí.Mi ayuda y mi libertador eres tú;Dios mío, no te tardes.

Con mucha frecuencia se presenta a los héroes de la Biblia como superiores al ser humano común y corriente. Sin embargo, al igual que todos, ellos también enfrentaron luchas que eran un desafío a su confianza en Dios. Qué los convirtió en héroes? El hecho de mantenerse firmes en la confianza en Dios.

Hasta David, después de proclamar el amor y la fidelidad de Dios, practicó lo que había anunciado. Pidió a Dios que manifestara su misericordia y obrara a favor suyo (Salmo 40:11). El necesitaba una protección que solo Dios le podía dar. En la raíz de todo aquello, se podría decir que le estaba pidiendo a Dios que tuviera compasión de él. Se sentía acosado por los problemas (v. 12). Sin embargo, atribuyó esos problemas a su pecado, y el peso de ellos le parecía agobiante. Aunque había proclamado que las maravillosas obras de Dios eran demasiado numerosas para contarlas, también afirmó que sus pecados y sus problemas eran numerosos como los cabellos de su cabeza. Por eso, clamé al Señor para que lo salvara (v. 13).

Anhelaba que Dios obrara poderosamente para liberarlo. David oró también respecto a quienes buscaban activamente destruirlo a el, y con él a Israel (v. 14). Esos enemigos se regocijarían si la deshonra y la ruina se llegaban a apoderar de El, y buscaban constantemente oportunidades de avergonzarlo (v. 15). Por eso pidió a Dios en su oración que todas las herramientas que ellos usaran en su contra cayeran sobre ellos mismos.
Junto con pedir a Dios que lo salvara de sus enemigos, David se fortaleció en su pensamiento de que aquellos que buscan a Dios, encuentran su misericordia y su ayuda ( v . 16).

Estos son los que se pueden regocijar en medio de sus tribulaciones. Estén plenamente seguros de que Dios es grande, incluso cuando surgen los enemigos y los problemas.
David comenzó este Salmo esperando pacientemente en el Señor. Ahora lo termina pidiendo a Dios que mire su situación y no espere mas para ayudarlo y libarlo (v. 17). Todos pasamos por momentos de tribulación y necesitamos ser librados de ellos. Usted puede confiar que, si clama a Dios, en su fidelidad y su amor, El lo ayudará en su tiempo de necesidad.

Cómo puede aplicar usted el Salmo 40 a su Vida?, Ha aprendido a esperar pacientemente al Señor, tanto en las incomodidades pequeñas como en los grandes problemas? Aprender de memoria el Salmo 40:4 podría ser un buen punto de partida. Este versículo también puede fortalecer su confianza en el Señor.
Le sugerimos que comience a escribir un diario en el cual anote las maneras en que Dios lo ha bendecido cada día. A veces puede ser más fácil centrarse en los problemas que uno enfrenta, en lugar de ver las victorias que Dios nos da a diario. Llevar un diario también lo ayudara a reconocer Como Dios esté obrando en su vida. Anímese y busque oportunidades de hablar a otras personas de la manera en que Dios le ha mostrado su amor y su fidelidad.

Comentarios

Comentarios