[dropcap]C[/dropcap]elebro que enfoquemos el presente número al Espíritu Santo, honrando nuestra herencia y origen pentecostal, lo cual nos da la pauta para manifestar la vigencia de nuestro movimiento espiritual y el surgimiento de las Asambleas de Dios. Desde que escribo en este medio me propuse enfatizar el legado que recibimos en nuestra casa, por ejemplo:

El origen del pentecostalismo

Aludiendo a los pioneros indispensables del siglo XX tales como: Carlos Fox Parham, Agnes Ozman, Evan Roberts, William J. Seymour, Frank Bartleman y muchos otros personajes que con sus virtudes y la ausencia de éstas, fueron usados poderosamente por Dios para encender la llama del pentecostés que hoy más que nunca sigue vigente.

Se hace necesario distinguir el avivamiento, el movimiento así como la organización. El primero es la explosión que hace surgir la expresión pura y diáfana de la plenitud espiritual. El segundo se da a partir de la formación doctrinal y los desprendimientos por disidencias teológicas. El tercero es asumir estructuras de gobierno para el desarrollo de las organizaciones. Lo primero nunca se debe perder, lo segundo se debe multiplicar y lo tercero se debe administrar.

banderas-mundo-reasonwhy-es_En resumen el pentecostalismo es una síntesis de la teología fundamental, dispensacional, de la santidad, metodología de reuniones públicas para la evangelización y el avivamiento con un énfasis en el bautismo en el Espíritu Santo como una plenitud de poder para el servicio, distinguiéndose por insistir en que la glosolalia es la evidencia física inicial del mismo.

Hermenéutica pentecostal

Las lenguas como evidencia física inicial son la discusión hermenéutica que se da en el campo teológico, quienes se oponen argumentan: Que el libro de los Hechos no es normativo para la interpretación por cuanto sólo es literatura narrativa (historia), dándole a las epístolas paulinas el factor normativo (didáctico). Los acontecimientos de las lenguas son pocos y pobre fundamento para hacer doctrina.

Los eruditos usaban 1 Corintios 12:13, para expresar que el bautismo fue corporativo de una vez y para siempre. Aunque las cartas son circunstanciales que tratan problemas específicos de las congregaciones y Hechos es el fundamento que establece la base inconfundible del tema. Al final del día, toda la Palabra es sustento fiel de los postulados de nuestra fe.

Por eso, los pentecostales definimos una doctrina distintiva en base al ejercicio hermenéutico de cinco episodios del libro de los Hechos: Los discípulos del día de pentecostés (2:1-13). Los creyentes de Samaria (8:14-19). Saulo de Tarso (9:17, 18). Cornelio en su casa (10:44-46). Los discípulos en Éfeso (19:1-7).

La vigencia del pentecostalismo

La vigencia del pentecostalismo no puede basarse en premisas que cambian al traslape generacional, ni tienen que ser nuevas para que sea actual, especialmente ahora que se construye sobre bases superficiales a la medida que interese a quien lo pida, con la rapidez del horno de microondas, siguiendo el diseño de un avivamiento más humanista que espiritual ¡mucho cuidado!

Paradigma pentecostal

Integrar esquemas que nos revelen la dinámica del pentecostalismo nos llevará a observar que en cada etapa hay señales inequívocas que distinguen al pentecostalismo de las demás expresiones, sin perder de vista que somos parte del concierto del evangelicalismo mundial.

avivamiento-crecimiento-de-la-iglesiaEn el avivamiento lo que más estremeció a todos fue el hablar en otras lenguas como un énfasis de la evidencia física inicial. Se puede apreciar que se le da una gran magnitud al bautismo en el Espíritu Santo como la oportunidad para distinguir a los que son de los que no son pentecostales. En el movimiento, el paradigma avanza hacia la erección de cuatro columnas: Cristo salva, Cristo sana, Cristo bautiza y Cristo viene. Ésto es comenzar a definir aspectos de los que no se van a desprender nunca y quienes se resistieron al avance organizacional más adelante, se quedaron sólo con las expresiones primitivas del mismo.

En el inicio de la organización se pone el fundamento del credo, el gobierno y la liturgia; por lo que en este caso se comienzan a definir la declaración de verdades fundamentales, que les distinguirá, especialmente, de expresiones ajenas y contrarias al mismo. A su vez la definición de cada uno de los artí- culos de fe muestran la sustancia bíblica, histórica y teológica que se posee, por las fuentes de las que se abrevó.

En la expansión del pentecostalismo se habla en plural de pentecostalismos, lo cual revela que sociológicamente se ha respondido en cada geografía del mundo de acuerdo con sus regionalismos e incluso frente al fenómeno globalizante que se vive, cada iglesia ha tenido que definir sus postulados a partir de visión, misión, lema, estrategias y metas.

Lo anterior no como una forma de secularizarse, sino más bien como una expresión proactiva de que se avanza en medio de las necesidades de los tiempos que nos toca vivir, para lo cual cada quien sobrevive a su propia realidad y se reinventa de acuerdo al bagaje que su propia historia le proporciona.

Los lentes de la historia, la teología y la definición organizacional propia con la que se interactúa socialmente nos hace definir nuestros propios postulados avanzando más allá y manifestando la necesidad de aceptar los desafíos de una manera racional, inteligente y espiritual.

Por eso encontramos algo así como una serie de palabras o en otros casos acrósticos que expresan lo que se pretende tales como: avivamiento, expansión, consolidación, discipulado e integración. Parece que muchos grupos hoy enfatizan palabras parecidas, es por la manera en que ahora se publican las presentaciones de las iglesias.

Remando contra corriente

El fin de las grandes eras teológicas se enfrenta al cinismo de las jerarquías religiosas de entonces. Reforma tras reforma luego de siglos de existencia eclesial revela que la obra esta inacabada y que lo mucho que resta por hacerse no siempre está en el presupuesto de quienes deben encabezarlo.

1956878_767826846563083_1490505786_oEn su soberanía, Dios va levantando hombres y mujeres a la altura de la necesidad de la época para marcar bandazos y rumbos a los cuales conducir a los que están despiertos al mover de la fe, la doctrina y la devoción.

Para algunos, estos avivamientos devenidos en movimientos son expresiones sectarias que sólo exponen el cadáver por el que ya nada puede hacerse. Esta óptica podría verse sociológicamente como la vuelta a un primitivismo al cual ya no quieren volver los que se hallan cómodamente colocados dentro de una estructura de poder eclesial.

Aunque para los espirituales el avivamiento que trasciende en movimiento se encuentra en la expresión auténtica de una agonía en aquellos que prefieren renovarse para avivarse que permanecer en el féretro de un funeral largamente anunciado.

Hoy la obra sigue inacabada y el Espíritu anhela levantar el vuelo hacia el corazón de aquellos que están dispuestos a dejarse mover soberanamente por él. ¿Estaremos despiertos para esta hora? ¿Estaremos listos para dejar de manipular como siempre lo hemos hecho? ¿Estaremos dispuestos a dejar que sea él quien presida y nosotros sólo ser servidores a su mesa? ¿Hemos decidido tomar su llamado e ir a donde él nos envíe? ¿Dejaremos las largas noches de hastío, estériles e inoperantes? ¿Dejaremos que nos guíe a toda verdad? ¿Abriremos las puertas de la iglesia para que él entre y presida?

Ahora mismo está tocando ¿Podemos oírle? ¿Podemos escucharle? ¿Podemos atender su convocación? Él espera, la grey quien sabe. Esas masas se cansarán de esperar, su hambre las llevará a abrevar en el río del Espíritu, del cual se oyen fuertemente las cascadas y nosotros ¿Permaneceremos indiferentes? O acudiremos al llamado. He aquí dice el Señor: hago una obra en vuestros días que si se contare no la creeréis.

fuente aviva 4

Que te ha parecido el diseño y contenidos de nuestro portal? califíca enviando tu voto

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Comentarios

Comentarios