Constitución DEL CONCILIO DECLARACIÓN CONSTITUCIONAL

CONSIDERANDO PRIMERO:

Que el propósito expreso de Dios nuestro Padre celestial es sacar del mundo un pueblo salvado para que constituya el cuerpo de Jesucristo, debiendo dicho cuerpo, la Iglesia. ser edificado sobre el fundamento de los apóstoles y profetas. siendo la principal piedra del ángulo, Jesucristo mismo. Efesios 3:30.

CONSIDERANDO SEGUNDO:

Que esta Iglesia (Ekklesia) recibió la comisión de consagrarse a la adoración, a la comunión, al consejo. a la instrucción mutua. a estudiar la Palabra de Dios y al santo ministerio, ejercitando los diversos dones y realizando los oficios mencionados en el Nuevo Testamento. Romanos 12; 1 Corintios 12; Efesios 4: 1 1—16.

CONSIDERANDO TERCERO:

Que es evidente que las iglesias apostólicas neotestamentarias participaron del compañerismo espiritual que se produce entre creyentes salvos, llenos del Espíritu Santo. y que este compañerismo propició permanentemente la ordenación y envío de misioneros, evangelistas, pastores y maestros, bajo la dirección del Espíritu Santo y de ellos mismos como Iglesia. Hechos 1321-4; 15:28; 16:4; l Corintios 12:28.

En razón de los considerandos anteriores y en el supremo anhelo de cumplir con la gran comisión encomendada por el Señor Jesucristo a su Iglesia, por la potestad a él dada. Mateo 28:18.

Nos constituimos en EL CONCILIO NACIONAL DE LAS ASAMBLEAS DE DIOS, A. R., compuesto por ministros e iglesias locales de fe Pentecostes, con un sistema de gobierno eminentemente congregacional y representativo.
Como Concilio, nuestro propósito primordial es reconocer y alentar los me’todos escriturales de adoración, unidad, compañerismo, gobierno, obra y negocios de Dios.

Asimismo, desaprobar la doctrina y conducta que no estuviesen de acuerdo con las Sagradas Escrituras, todo en un marco de respeto a las leyes que en materia religiosa están Vigentes en nuestro país.

Como Concilio, invocamos a Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, para que en su suprema soberanía nos guíe a guardar la unidad del Espíritu con los lazos de la paz, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Efesios 4:13.

pdf_icon

VER EN PDF ESTA DECLARACION

fuente constitución ver 2015

Comentarios

Comentarios