Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12).

[dropcap]E[/dropcap]l principio paulino escrito a los romanos …Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios (Romanos 10:17)

se hace real en los versículos que anteceden a Hebreos 4:12. El autor de esta epístola es enfático al mencionar tres veces … si oyereis hoy su voz… (Hebreos 4:7) y hace hincapié que la generación del Éxodo no entró al reposo prometido por Dios, a causa de su incredulidad. Advierte además, que se tenga el cuidado pertinente de no incurrir en la dureza de corazón para apartarse del Dios vivo.

Al comenzar Hebreos 4:12, el escritor presenta uno de los títulos que recibe la Biblia; la palabra de Dios, la cual es digna de ser recibida por todos. Invito a todos mis consiervos, a toda la Iglesia de las Asambleas de Dios, a mantenernos con el oído atento a esta palabra divina y de esta manera, conservarnos en la fe como hasta este día lo hemos hecho. Consideremos juntos las cualidades fundamentales de esta Palabra viva y eficaz:

1. Una Palabra para el presente Aquí y ahora,

somos un grupo de siervos y siervas, sumando a los creyentes de todo el territorio nacional, que pondremos atención a la argumentación enfática, que nos dice que la palabra de Dios …es viva y eficaz… no nos dice que será, sino el verbo en presente: …es… No podemos negar su inmutabilidad, pues tiene carácter divino, así que, es y será … viva y eficaz… es …viva… porque procede de un Dios vivo y es …eficaz… porque produce el efecto deseado por Dios.

Existe una ejemplificación de actualidad en las palabras del profeta Isaías en sus mensajes de consolación para el pueblo de Israel, en Isaías 40:8 dice: Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre. En su mensaje de consolación incrusta la eficacia de la Palabra en comparación con la futilidad de la hierba que se seca y a la flor que se marchita; dice que permanece para siempre o sea, es actual a nuestras vidas, y Dios lo confirma diciendo; que hará lo que él quiere y será prosperada en aquello para lo que fue enviada (Isaías 55:11).

Aparentemente Isaías hace un contraste muy simple con la Palabra y la hierba, pero Jesús en el Nuevo Testamento usa una figura con mayor fuerza: El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán (Mateo 24:35). No hay nada que pueda mudar a la Palabra viva y eficaz, ni aun los cielos y la tierra misma. Disfrutemos cada día de esta maravillosa Palabra, que seguirá operando manifestaciones poderosas, si ponemos nuestra fe en ella.

2. Una Palabra imposible de superar

El autor quizá contempla cada espada que existía en su tiempo y realiza una maravillosa declaración inspirada por el Espíritu Santo para resaltar que no existe nada que supere a la palabra de Dios; es más cortante que toda espada de dos filos.

Vivimos en un tiempo de libre expresión, hoy encontramos de todo; estamos inundados de palabrerío expresado de mil maneras. Nosotros como pueblo de Dios no perdamos nuestro enfoque principal de regla infalible de fe y conducta que nos proporciona la Palabra; cada vez que la leamos y escuchamos, atendámosla con fe (2 Timoteo 3:16, 17).

Nos hemos visto superados por los beneficios recibidos por esta Palabra. Porque no sólo adquirimos en nuestra vida mayor riqueza espiritual, sino que, también el cumplimiento de sus promesas en cada necesidad de nuestra vida cotidiana. Es su carácter de viva y eficaz que provoca en nosotros una vida de temor, obediencia y honra a Dios.

Son tantas las maravillas y milagros que Dios ha hecho por medio de su Palabra que nadie las puede superar. No cabe duda que él seguirá haciendo grandes cosas sobre su pueblo. Y si el Señor dice en su Palabra que lo hará entonces estemos listos para recibirlas. No dudemos en nuestro corazón como lo hizo el pueblo hebreo (Efesios 3:20).

3. Una Palabra exclusiva con efectos divinos

Una buena definición para eficaz es: tener virtud para producir el efecto deseado. Si podemos ver muchos efectos en nuestro alrededor causados por las palabras dichas por los mortales, cuanto más en los efectos producidos por la Palabra de un Dios inmortal. Los efectos de las palabras de los mortales se quedan en el plano de lo terrenal con el tiempo van perdiendo fuerza, para finalmente quedar en el olvido; lo que no sucederá jamás con la Palabra viva y eficaz.

La Palabra aún sigue produciendo efectos en las personas que tienen contacto con ella. Dios desea a través de su Palabra, producir efectos que impacten toda nuestra personalidad. El autor de la epístola a los Hebreos hace énfasis sobre el poder de penetrar de esta espada, afectando el alma, el espíritu, es la parte donde radica nuestro intelecto, nuestras emociones y nuestra voluntad, para posteriormente obrar también en nuestro cuerpo, ya que hace mención de las coyunturas y de la parte interior de los huesos.

Para que los efectos de la Palabra se hagan presentes en nuestra personalidad debemos permitirle libre acceso, que entre …hasta… lo más recóndito de nosotros; permitirle que quite lo que no debe estar en nuestra persona. El autor dice que es necesario …partir el alma y el espíritu… Además debemos permitirle que tenga influencia sobre nuestra personalidad, que discierna los pensamientos y las intenciones de nuestro corazón.

Conclusión:

Entreguémonos por completo en confianza a la Palabra viva y eficaz; tiene el mismo poder que cuando Dios la habló en el principio. Dediquémonos a ella, ya que al venir de parte de nuestro Señor, prevalece por siempre.

Dejémosla obrar en todo nuestro ser, pues tiene el poder para hacernos mejores cristianos e hijos de Dios.

fuente: Aviva 2012 – 02

Comentarios

Comentarios