LUNES DE AUTORIDAD
Rev. Arturo Reyes M

Jesús, el hombre de rostro firme y sereno
Que no se inmuta ante ninguna adversidad
Su alma es limpia, su ser no alberga veneno
Su actuar es santo y habla con autoridad

A Jerusalén se dirige el maestro nuevamente
Y a su paso nada puede quedar oculto
Una frágil y estéril higuera queda al frente
Viéndola Jesús le dijo: nunca más tendrás fruto

Y esa estéril higuera al instante se secó
Por aquella tan severa y dura exhortación
Que lección tan directa el Señor aquí nos dio
Que seguir sus pisadas no solo es exhibición.

Al vivir siempre a la orilla del camino
No es jamás una manera recomendable
Resulta muy fugaz y efímero el destino
Cuando la raíz profunda no es estable.

Jesús echó fuera del templo a los que vendían
Porque al santuario solo venían a vender
Hacer un buen negocio era lo que querían
El Señor con celo santo los tuvo que reprender.

Al santuario hay que venir con plena devoción
No solo cuando hay que actuar, cantar o dirigir,
Un corazón contrito y una santa adoración
Son el incienso santo que el Señor va a recibir.

Dos grandes acontecimientos sucedieron este día
Una higuera exhibicionista a la orilla del camino
El Maestro se detiene para ver si fruto tenía
Solo hojas encontró y del cielo el juicio vino.

Que gran acontecimiento fue la limpia general
Que el bendito Señor de su Santuario hizo
A todos aquellos que solo venían a comerciar
El Señor muy sereno su negocio les deshizo

Fue un celo santo que a obrar así le impelía
Exigiendo en su casa respeto y plena santidad
Esa irreverencia y atropello jamás él permitía
Por esa razón hoy se llama: LUNES DE AUTORIDAD

Con aprecio sincero.

fuente: tomado de su muro público

Comentarios