S i nuestra doctrina estuviera fundamentada en el calvinismo, la respuesta a la interrogante ¿por qué no hay gente cristiana? fuera obvia y directa: no son predestinados.

Pero este cuestionamiento debe ser analizado desde la perspectiva arminianawesleyana y encontrar las respuestas pertinentes, pero a la vez reflexivas, que nos motiven a ser el medio para que el número de conversos se incremente día a día.

En referencia a la interrogante del tema de esta sencilla aportación, por lo menos encuentro tres razones, que a continuación explico:

El cumplimiento parcial de la cosmovisión salvífica de Jesús

Reiteradamente encontramos en los evangelios la cosmovisión salvífica de Jesús: y haced discípulos a todas las naciones(Mateo 28:19); y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones (Lucas 24:47); Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura (Marcos 16:15); y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra (Hechos 1:8).

La palabra cosmovisión se encuentra conformada por cosmos, que es equivalente a ordenar, y el verbo visio, que significa ver. Cosmovisión es la manera de ver e interpretar el mundo. Se trata del conjunto de creencias que permiten analizar y reconocer la realidad a partir de la propia existencia. Puede hablarse de la cosmovisión de una persona, una cultura, una época, y otras más. Podemos decir entonces, que la cosmovisión salvífica de Jesús es universal en sentido geográfico y humano. Analicemos lo ocurrido a Pedro en Hechos 10, que fue necesario para cambiarle su propia cosmovisión a fin de que adoptara la de Jesús:

  • Pedro estaba másinteresado en convertir a las personas a un judaísmo con Cristo, que predicar el evangelio completo.
  • Pedro no quería morir a su cultura judía para nacer a la cultura de la iglesia de Cristo.
  • El apóstol no quería abrirse al mundo, él no quería una transformación mundial, sólo una transformación para el mundo judío.
  • Para poder comprender la cosmovisión salvífica de Jesús, Pedro tuvo que quebrantar su alma (Hechos 10:13-35). Hoy también algunas congregaciones sólo han cumplido parcialmente con la cosmovisión salvífica de Jesús, cayendo en errores tales como:
  • Concentrarse en actividades intramuros, sin salir al mundo a evangelizar.
  • La mayor parte de sus actividades son de índole social.
  • En sus cultos ponen mayor énfasis a la alabanza que a la predicación.
  • En sus predicaciones están ausentes las de tipo evangelístico.
  • La mayoría de sus congregantes no han ganado ni una sola persona para Cristo.
  • El apoyo para misiones es mínimo o en los peores casos totalmente nulo.
  • Practican una deficiente exégesis de Hechos 2:47: Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.

¡Cambiemos nuestra propia cosmovisión por la de nuestro bendito Salvador!

La predicación de un evangelio diferente

Otra de las razones del por qué no existe gente cristiana es que han escuchado un evangelio diferente. Al respecto, el apóstol Pablo advierte fehacientemente: Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios (1 Timoteo 4:1).

Hoy con tristeza vemos que en muchas congregaciones y a través de los medios masivos de comunicación se predica un evangelio diferente al de Jesús, lo cual produce personas religiosas pero no verdaderos creyentes. Una de las características de este evangelio apócrifo es que es atrayente y seductor, cito el ejemplo del evangelio de la prosperidad y señalo sólo cinco de los grandes errores que proclaman:

  • El pacto de Abraham es un medio para el derecho material.
  • La expiación de Jesús se extiende hasta el pecado de la pobreza material.
  • Los cristianos dan a fin de obtener una compensación material de Dios.
  • La fe es una fuerza espiritual autogenerada que conduce a la prosperidad.
  • La oración es una herramienta para obligar a Dios que conceda prosperidad.

Mantengámonos predicando el auténtico evangelio de Jesucristo, recordemos las palabras del gran apóstol de los gentiles: Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios…pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios (1 Corintios 1:18, 23,24).

La falta de un discipulado efectivo

Mucha gente que ha escuchado el evangelio y verdaderamente ha nacido de nuevo, no persevera en el camino del Señor, esto debido muchas veces a que carecieron de un discipulado efectivo. Hace unos treinta años escuché al gran siervo del Señor y pastor Víctor Oyosa, disertar un brillante mensaje sobre Mateo 28:18-20, sus puntos principales fueron:

  • Vayan con mi poder: …Toda potestad me es dada en el cielo.
  • Vayan con mi programa: …haced discípulos a todas las naciones.
  • Vayan con mi presencia: …Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Creo que hemos fallado en cuanto al programa de Jesús, muchas veces nos conformamos con tan solo predicar el evangelio, pero no hacemos discípulos, lo cual se puede lograr con un buen programa de consolidación. Para ello las Asambleas de Dios tienen excelentes herramientas que nos pueden ayudar en esta importante tarea. No olvidemos que la tarea de la iglesia es ATRAER, MANTENER y DESARROLLAR a la gente. Lo primero se logra a través de la evangelización; lo segundo por medio de la consolidación; y lo tercero mediante el servicio cristiano.

Haya en nosotros el sentir del gran apóstol Pablo: Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! Si lo hacemos podemos invertir la pregunta inicial y que la sociedad diga: ¿Por qué hay tanta gente cristiana? ¡Así sea!

fuente: aviva 2015 edición 14

Comentarios