La figura del Pastor es vista en la iglesia muchas veces como alguién intocable, incansable, siempre dispuesto a atender a la gente y sus necesidades.

Sin embargo encontramos en muchas de nuestras iglesias Pastores ENFERMOS., sobretodo de aquellos Pastores(as), que iniciaron su Ministerio desde muy jóvenes, ya siendo de edad mayor empiezan a padecer enfermedades como Presión Arterial Alta, Estrés, Males del Higado, y la tradicional y muy conocida enfermedad de la Diabetes tipo 2.

Este tipo de enfermedades no miden edades o clase social, llegan a todos. Alguno dirá y  ¿donde está le fe?.

Porqué los Pastores se enferman? – hay algunas razones que listo en este post

  • Mala Alimentación
  • Falta de cuidado médico
  • falta de revision de la salud
  • excesos en el trabajo o stress.
  • Ignorancia
  • Lípidos elevados
  • Muchas otras.

Quien escribe este post tuvo un infarto al miocardio a los 33 años de edad siendo pastor de una iglesia, (hoy ya con 57). Las razones de ese infarto fueron 2 detonantes, Estrés y Colesterol elevado. En ese tiempo no sabía de la existencia de esos males en las personas porque uno está acostumbrado al trabajo, la visita, la musica y vivir como si nada pasara, sin los cuidados debidos. Por la gracia de Dios pude salir de ese cuadro, pero mi calidad de vida se vió limitada porque el daño en el corazón ya está hecho.

Conozco a varios consiervos con buena salud a pesar de ser grandes predicadores y trabajadores en la obra del Señor, y otros que han muerto por las razones antes citadas.  Lo cierto es que un dia todos tenemos que morir, sin embargo es nuestro deber, Cuidar el cuerpo que es templo del Espíritu Santo de Dios. Amenazamos a los fieles en la iglesia diciéndoles que tomar alcohol es pecado, cuando nosotros tomamos cosas peores que nos están destruyendo el cuerpo interno. (lista esos refrescos si lo deseas pero ya todos sabemos).

Hace algunos años atrás falleció un amigo Pastor por problemas con su hígado, y nada se pudo hacer para sanarlo porque Dios ya había determinado su partida. Esa es una de las cosas que hemos de aceptar y entender. Sin embargo les invito a cuidar mejor de su salud.

También está el otro lado de la moneda, supe de un pastor enfermo de una bacteria (misionero), por el que se puso a la iglesia nacional en oración para pedir su salud, su familia lo atendió y hoy está vivo sirviendo al Señor después de un tiempo de angustia.

Los Pastores son personas normales, con Fe, con Dones de Dios, pero el cuerpo se deteriora con la edad y mucho peor por la falta de cuidado.

La iglesia debe proveer a sus Pastores un seguro de vida, o atención médica con cargo a la tesoreria de la iglesia. Muchos pastores mueren porque no tienen el dinero o recursos para pagar una especialidad. y muchos otros dicen “Dios es mi sanador, y si el quiere que me sane”, cuando debemos hacer nuestra parte atendiendo aquello que sentimos nos pudiera estar fallando.

 

 

Comentarios

Comentarios