BASES Bíblicas Generales:
GENESIS 3:1,- 1 SAMUEL 16:14; 1 CRÓNICAS 21:1; ZACARÍAS 3:1, 2


GENESIS 3:1 :
 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?


1 Samuel 16:14  (RVR1960)
David toca para Saúl  14 El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.


1 Crónicas 21:1 (RVR1960) – David censa al pueblo
 21  Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel.

ZACARÍAS 3:1, 2 – Visión del sumo sacerdote 

 Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle.


VERDAD CENTRAL

El diablo y sus demonios no son simples imágenes mentales. En verdad existen y actúan activamente en contra de la obra de Dios.

OBJETIVOS

Entender que las figuras de Satanás y sus demonios son una realidad como personalidades perniciosas en contra de la obra de Dios. Adorar al Señor por su victoria sobre el maligno. Estar alertas para no caer bajo la malvada influencia del enemigo.

INTRODUCCIÓN

Satanás es un ser real que actúa con odio en contra de la creación divina. Tiene a su cargo innumerables agentes perniciosos que se conocen como demonios o espíritus inmundos. Dada su propia naturaleza perversa, destruyen todo lo que tocan y pretenden estropear los planes de Dios en favor de la humanidad. Su influencia es tan cierta que estos pasajes del Antiguo Testamento demuestran cómo una persona puede ser atacada por uno de estos seres malvados. Sin embargo, aunque tiene poder sobre los hombres, ellos están sujetos al igual que todo lo visible e invisible al dominio del Dios trino.

I. EXISTE EL DIABLO Y LOS DEMONIOS

Nota complementaria: El nombre diablo no aparece en el Antiguo Testamento, pero la figura de Satanás se menciona específicamente en 1 Crónicas, Job y Zacarías. Satanás es utilizado como nombre propio solamente en 1 Crónicas 21:1 porque carece de artículo. En cada libro, el Satanás al que se hace referencia es presentado como acusador de los santos de Dios, tales como David, Job, y Josué el sumo sacerdote. (John D. Barry, Lazarus Weltz. Diccionario bíblico Lexlham).

a. Origen

Satanás, diablo, Lucifer, Lucero, tentador, son sinónimos del mismo personaje. Su origen no debe ser buscado en otras fuentes más que en la Biblia. Se le puede ver en el Antiguo Testamento desde Génesis 3, tentando a la mujer. y en varios textos más (1 Crónicas 21:1,- Job 1:6, 7; Zacarías 3:1, 2).
La Biblia nos enseña que todo lo que Dios hizo era bueno en gran manera (Génesis 1:31), así que Jehová no es el creador del diablo. Satanás se llamaba Lucero (Isaías 14:12), y era un ser lleno de hermosura y sabiduría, perfecto (Ezequiel 28: 15), pues así el Todopoderoso lo creó. Pero, debido a su arrogancia, su corazón se llenó de maldad y fue arrojado de su posición prístina (original,antiguo,primitivo) . Se convirtió en el ente malvado y saturado de mentira que es hoy. Junto a él existen quizá miríadas ( f. Cantidad muy grande e indefinida:) de demonios que le siguieron en la caída (Apocalipsis 12:4). (RVR1960) – y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.
Satán es un ser pensante, con muchos siglos de existencia, con poder similar al de un querubín y que puede combatir cuerpo a cuerpo con la potencia de un arcángel (Judas 9). Por lo tanto, no se debe tornar a juego la figura del diablo. Miguel, el mensajero celestial, quien es más fuerte que nosotros, ni siquiera se atrevió a proferir maldición sobre él, sino que le dijo: El Señor te reprenda (Judas 1:9). Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.

b. Naturaleza

El diablo es perverso. Es incapaz de sentir deseos de bondad y verdad. Lo mismo ocurre con los espíritus malvados. Darán la apariencia de ser entes de luz. Se manifestarán como maestros o guías, e incluso podrán hacer algún tipo de milagro a quienes los buscan.
Muchas almas extraviadas comenzaron su comunicación con ellos cuando cedieron al espiritismo, la ouija, el hipnotismo o doctrinas orientales. Engañados, terminan atormentados como Saúl. Si lo notamos bien, el mencionado rey terminó suicidándose, un suceso muy común en las personas que están envueltas con estos entes malvados.
Satán posee fuerza, inteligencia y conocimiento. Entiende el comportamiento humano y le transmite al hombre esa ambición, arrogancia y perversidad que él mismo transpira. Su jurisdicción es grande, pues es llamado el príncipe de este mundo, y usa su astucia para envolver a las personas en una red de la que sólo saldrán con el poder de Dios.

II. SAÚL Y EL ESPÍRITU MALVADO

Nota complementaria: 
Si leemos Marcos 5 :1 -20, pasaje en el que se presenta la historia del Endemoniado Gadareno, concluiríamos que un endemoniado se caracteriza por:

  • 1. Aislamiento.
  • 2. Acciones desenfrenadas, mal vivir y conducta errático.
  • 3. Agitación continua, desasosiego, desvela.
  • 4. Gritos inhumanos.
  • 5. Tendencia a afligirse y hacerse daño.
  • 6. Amenazar a la gente.

Creo que cada endemoniado muestra una o varias de estas características. Tristemente, hoy se tiende a ver “demonios” en cualquier acción u objeto que se conozca como anormal (Leslie Thompson. Más que maravilloso, la inmensumble persona de Dios. pág. 128).

Quizá pensemos que una persona bajo los influjos de un demonio tiene el pelo revuelto, anda gritando desnudo y está amarrado como un loco. El caso de Saúl nos muestra que no necesariamente es así. 1 Samuel 19:9 (RVR1960) Y el espíritu malo de parte de Jehová vino sobre Saúl; y estando sentado en su casa tenía una lanza a mano, mientras David estaba tocando.
El espíritu que atormentaba al rey no lo hacía reaccionar desenfrenadamente. El vestía sus ropas reales, tenia la corona en su cabeza y comía de su mesa manjares de primera. Su puesto estaba seguro y se sentaba en un trono.

Pregunta: “¿Por qué envió Dios un espíritu malo para atormentar al rey Saúl?”

Respuesta: “El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.” (1 Samuel 16:14). Esto también es mencionado en 1 Samuel 16:15-16,2318:10 y 19:9. Dios envió un “espíritu malo” demoníaco para atormentar a Saúl. Saúl había desobedecido a Dios en dos ocasiones (1 Samuel 13:1-1415:1-35). Por lo tanto, Dios quitó Su Espíritu de Saúl y permitió atormentarlo un espíritu malo. Probablemente, Satanás y los demonios siempre habían querido atacar a Saúl, y Dios ahora simplemente estaba dándoles permiso para hacerlo.

Esto conduce a una pregunta relacionada: ¿Dios envía espíritus malos para atormentar a la gente hoy? Hay ejemplos de individuos en el Nuevo Testamento siendo entregados a Satanás o demonios como castigo.

  • Dios permitió que Ananías y Safira se llenaran del espíritu de Satanás como una advertencia y ejemplo para la iglesia primitiva (Hechos 5:1-11).
  • Un hombre en la iglesia de Corinto estaba cometiendo incesto y adulterio, y Dios les ordenó a los líderes “entregarlo a Satanás” para destruir su carne pecaminosa y salvar su alma (1 Corintios 5:1-5).
  • Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser probado y tentado por el diablo (Mateo 4:1-11).
  • Dios también permitió un mensajero de Satanás atormentar al Apóstol Pablo para enseñarle a confiar en la gracia y poder de Dios y no exaltarse desmedidamente debido a la gran abundancia de verdad espiritual que se le dio (2 Corintios 12:7).

Si Dios permite que los espíritus malos atormenten a la gente hoy en día, lo hace con el objetivo de nuestro bien y Su gloria (Romanos 8:28). Aunque los demonios son malos, están aún bajo el control soberano de Dios. Como en el caso de Job, Satanás y sus secuaces pueden hacer sólo lo que Dios permite que hagan (Job 1:122:6). Nunca actúan independientemente de la soberana y perfecta voluntad y propósito de Dios. Si los creyentes sospechan que están siendo atormentados por fuerzas demoníacas, la primera respuesta es arrepentirse de cualquier pecado conocido. Luego deberíamos pedir sabiduría para entender lo que deberíamos aprender de la situación. Entonces deberíamos someternos a lo que Dios ha permitido en nuestras vidas, confiando en que resultará en la edificación de nuestra fe y la gloria de Dios.

Los demonios pueden influenciar de diversos modos a los individuos. El espíritu maligno no tiene piedad, y si quizá en ocasiones puede esconderse, bien termina siempre por destruir el precioso vaso que ocupa. 1 Sam 16:14 dice:  14 El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.

Se debe entender además, que este espíritu malo de parte de Jehová en realidad no era un ángel, ni tampoco Dios se estaba vengando. Lo que el texto enseña es que Saúl se había soltado de la mano de Jehová, y así el demonio estaba influyendo en aquél que había dejado al Señor, y éste lo permitía; esa era la consecuencia natural de lo que el rey sembraba. Algo parecido pudiera suceder a algunos cristianos que consultan horóscopos o uijas, pueden terminar atormentados.

III. LA SOLUCIÓN EN CONTRA DEL DIABLO Y SUS DEMONIOS

Nota complementaria:  

Cuando los demonios se apoderan de alguien, le controlan las facultades psíquicas y motoras, quitándole toda la claridad de raciocinio y sentido de decencia (Mateo 8:28-34).28 Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino. 29 Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? 30 Estaba paciendo lejos de ellos un hato de muchos cerdos. 31 Y los demonios le rogaron diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos. 32 El les dijo: Id. Y ellos salieron, y se fueron a aquel hato de cerdos; y he aquí, todo el hato de cerdos se precipitó en el mar por un despeñadero, y perecieron en las aguas. 33 Y los que los apacentaban huyeron, y viniendo a la ciudad, contaron todas las cosas, y lo que había pasado con los endemoniados. 34 Y toda la ciudad salió al encuentro de Jesús; y cuando le vieron, le rogaron que se fuera de sus contornos. 

A veces la posesión demoníaca se manifiesta en forma de enfermedades y disfunciones psíquicas (Mateo 17:14-21 ). 14 Cuando llegaron al gentío, vino a él un hombre que se arrodilló delante de él, diciendo: 15 Señor, ten misericordia de mi hijo, que es lunático, y padece muchísimo; porque muchas veces cae en el fuego, y muchas en el agua. 16 Y lo he traído a tus discípulos, pero no le han podido sanar. 17 Respondiendo Jesús, dijo: !!Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo acá. 18 Y reprendió Jesús al demonio, el cual salió del muchacho, y éste quedó sano desde aquella hora. 19 Viniendo entonces los discípulos a Jesús, aparte, dijeron: ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera? 20 Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. 21 Pero este género no sale sino con oración y ayuno. Poseída, la persona se vuelve simple juguete en las manos del diablo. Pero libre y entregada al Espíritu de Cristo, convierte en un vaso utilísimo para el reino de Dios (Marcos 16:9) (Claudionor Correa de Andrade. Diccionario teológica. pág. 114).

a. La solución de Saúl

En el Antiguo Testamento no había mucha teología respecto al mundo espiritual. No se entendía bien sobre lo que era la posesión de los demonios. Sin embargo, el texto de 1 Samuel 16 nos muestra de qué manera solucionaron, o mejor dicho, paliaron el sufrimiento del rey. Para los cortesanos de Saúl el remedio era un cantor. Entre ellos escogieron al mejor que era David, un joven lleno del Espíritu Santo y quien con su voz y su música trajo alivio a la atormentada mente de su majestad.
Cada vez que Saúl era atormentado, hallaba alivio en la música del muchacho que con el tiempo habría de sustituirlo en el trono. Aunque el descanso era bueno, no era 100% efectivo, puesto que el espíritu maligno regresaba, y seguramente lo hacia a cualquier hora.
Podemos entender un poco cómo funcionaba este alivio. En primer lugar habia un hombre de Dios, David, ya ungido por Samuel y en el cual reposaba el Espíritu Santo (1 Samuel 16:13). 13 Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.
Por otro lado tenemos que este joven tocaba y adoraba a Jehová con su instrumento y su voz. De esta forma, la combinación de la unción con el Espíritu y la ministración del siervo del Altísimo podían aligerar la carga del corazón de un atormentado.

b. La solución actual

La solución que hoy tenemos es más completa y eficaz de la que el rey Saúl obtenía de David. En el Nuevo Testamento encontramos el remedio actual que acabará completamente con toda influencia del diablo y sus demonios sobre la humanidad.
En primer lugar se tiene que aceptar que el enemigo de nuestra alma, el diablo, y sus malvados demonios, siguen ejerciendo influencia activa sobre todo el orbe. Ellos desean la destrucción de la obra del Señor. Estos espíritus inmundos no se pueden combatir con amuletos o conjuros, ni con líquidos o rezos vanos. Pero Jesús nos dio la clave para la victoria: su bendito y glorioso nombre.
Efectivamente, el nombre de Jesús es poderoso y suficiente para enfrentar al diablo y a los espíritus malvados. Cuando el Señor enfrentaba a los demonios, éstos huían rápidamente dejando en libertad a los que habían poseído. El mismo Maestro nos dio la instrucción, la clave para liberar a los endemoniados: En mi nombre echarán fuera demonios (Marcos 16:17). 17 Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; También el libro de Hechos nos constata la eficacia del nombre precioso de Jesucristo (Hechos 16:18). 18 Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.
Algunos, hoy día, usan aceites ungidos o agua, pero la Escritura dice que todo es en el nombre de Jesús, pues la misión del Señor es precisamente destruir las obras del diablo y traernos libertad. Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, ” y. . . éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él ” (Hechos 10:38).
Hoy la solución es definitiva puesto que Jesús venció a los demonios y al diablo. No debemos buscar otras alternativas. Pero, al igual que David, quien obraba bajo la influencia del Espíritu, hoy se necesita gente ungida por el Consolador que ministre a los demás.

CONCLUSIÓN

La desesperación y desconocimiento de muchas personas respecto al mundo espiritual los lleva a tener un miedo terrible frente al diablo y sus demonios, o una búsqueda curiosa de ellos. Eso ha orillado a muchos a consultar a brujos, chamanes, comprar amuletos o fetiches. También existen otros que, con la promesa de ser “protegidos” por entes superiores, terminan en horrorosos tormentos, pues han caído en el garlito de Satanás.
Sin embargo, si uno quiere la verdadera libertad hay una buena noticia: ¡Eso es posible.! Jesucristo puso al diablo bajo sus pies, lo venció con el poder de su resurrección. El maligno y sus seguidores fueron vencidos por Cristo. En el nombre de Jesús, las almas pueden ser liberadas para siempre.
fuente: Doctrinas en el AT- Eccad. Asambleas de Dios. Transcrito para su publicación.

Emite tu voto a este contenido!

More

Comentarios

Comentarios