Para los que me pidieron el bosquejo del tema que impartí a los pastores en la última Confraternidad de la Región Industrial.

La bienaventuranza de andar con Dios.

Salmo 1. RVC (version Reina Valera Contemporanea)

El justo y los pecadores

Bienaventurado el hombre
que no anda en compañía de malvados,
ni se detiene a hablar con pecadores,
ni se sienta a conversar con blasfemos.
Que, por el contrario,
se deleita en la ley del Señor,
y día y noche medita en ella.
Ese hombre es como un árbol
plantado junto a los arroyos:
llegado el momento da su fruto,
y sus hojas no se marchitan.
¡En todo lo que hace, prospera.
Con los malvados no pasa lo mismo;
¡son como el tamo que se lleva el viento!
Por eso los malvados y pecadores
no tienen arte ni parte en el juicio
ni en las reuniones de los justos.
El Señor conoce el camino de los justos,
pero la senda de los malos termina mal.

Dios tiene propósitos definidos al guiar nuestra vida, cuando caminamos con él.

1. Desarrollando el carácter en la progresión de acciones.


Andar – avanzar.
Estar – posicionar.
Sentar – discernir.
Deleitar – disfrutar.
Meditar – pensar antes de actuar.

2. Los resultados saltan a la vista.

Fundado. Plantado
Fresco. Corrientes de agua
Fructifero. Fruto
Floreciente. En su tiempo
Frondoso. Su hoja no cae
Famoso. Todo lo que hace
Fertil. Prosperará

3. El legado de andar con Dios es imperecedero.

No los arrebata el viento
Se levantan en el juicio
Son la congregación de los justos
Su senda no perece.

Conclusión: Desarrollemos el carácter en nuestro diario caminar con Dios, para manifestar lo que somos de él, dejando legado para la postrer generación.

fuente: fanpage del Pbro Daniel (público)

Comentarios