LA OBRA DEL ESPIRITU SANTO HOY

Introducción: la 3era persona de la trinidad es el E. Santo,  Aunque la Palabra Trinidad no se encuentra en las Escrituras, la doctrina sí es enseñada en ella. Los escritos apostólicos no presentan una definición de la misma, y tampoco hacen una defensa de ella,- simplemente dan por echo esta verdad En pasajes como

Hechos 2:33,”33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.”

2 Corintios 13:14, 14 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.

2 Tesalonicenses 2:13, 14; 13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad,

14 a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

Hebreos 9:14, 14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

Mateo 3:16-17 , 16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.

17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

LA PARTICIPACION DE LA TRINIDAD EN LA SALVACION DEL HOMBRE

El apóstol Pedro en 1 ped 1.2: explica cómo las tres personas de la Trinidad participan en la salvación de los creyentes.

  • Primeramente,
    fuimos elegidos según la presciencia (def conocimiento de las cosas futuras)  de Dios Padre. Antes de que comenzaran los tiempos se sabía en el cielo quiénes habían de ser atraídos por el amor a la cruz para confiar, amar y obedecer dice el escritor: (Ernesto Trenchard y José Martínez. Escogidos en Cristo. pág. 60).
  • Segundo: La obra del Espíritu Santo
    consistió en santificarnos (2 Tesalonicenses 2:13); 13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, 

    El (E.Santo)  es quien nos presenta aceptables delante de Dios y opera en nosotros para seguir creciendo en esa santificación.Finalmente y tercero: , el resultado es obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo (el Hijo De Dios) . Quien ha sido santificado por el Espíritu, en consecuencia, vive en sumisión y obediencia al Señor.

    El concepto del rociamiento tiene su origen en el Antiguo Testamento. Moisés roció con sangre al pueblo israelita y les dijo: He aquí la sangre del pacto que Jehová ha hecho c o n vosotros sobre todas estas cosas (Exodo 24:8).Entonces Moisés tomó la sangre y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas.”
    Desde el principio se estableció que la sangre serviría para expiar los pecados, y sin ella no habría remisión de los pecados
    (Levítico 17:11- 11 Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.
    Hebreos 9:22). 22 Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.

    Ahora, por medio de la sangre de Cristo, que fue ofrecido una sola vez y para siempre, somos perdonados y entramos a una nueva relación con Dios (Hebreos 9:13-15; 10:14).

  • Por eso decimos que: NO Es posible ser verdaderamente cristiano sin llevar una vida de obediencia a Dios

Por eso podremos establecer 3 obras que el E. Santo realiza en la vida del creyente en nuestro tiempo, ya que su propósito es claro al venir a la tierra, así como el propósito del hijo De Dios, Jesus fue dar su vida en rescate y otorgar oportunidad de salvación muriendo en la cruz y cumpliendo su plan, el E. Santo vino para cumplir un propósito eterno. A saber entre los más importantes son:

1- CONVENCE DE PECADO

Juan 16: 7-11: Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.

8-Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

9-De pecado, por cuanto no creen en mí;

10- de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;

11- y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado

Véase en esto el oficio del Espíritu,

primero reprobar, o convencer de pecado.

La obra de convicción de pecado es obra del Espíritu, que puede hacerla eficazmente, y nadie sino Él solamente. El Espíritu Santo adopta el método de condenar el pecado primero, y luego consolar. El Espíritu convencerá al mundo de pecado; simplemente no se limitará a decírselo.

El Espíritu convence de que el pecado es un hecho; de la falta del pecado; de la necedad del pecado; de la inmundicia del pecado, que por eso llegamos a ser aborrecidos por Dios; de la fuente del pecado: la naturaleza corrupta; y, por último, del fruto del pecado cuyo fin es la muerte.

El Espíritu Santo demuestra que todo el mundo es culpable ante Dios.

Él convence al mundo de justicia; que Jesús de Nazaret fue Cristo, el justo; además, de la justicia de Cristo que nos es puesto como sello para justificación y salvación.  Él les muestra de dónde se obtiene y cómo pueden ser aceptados por justos según el criterio de Dios.

La ascensión de Cristo prueba que el rescate fue aceptado y consumada la justicia por medio de la cual los creyentes iban a ser justificados.

De juicio porque el príncipe de este mundo es juzgado. Todo estará bien cuando sea roto el poder del que hizo todo el mal. Como Satanás es vencido por Cristo, esto nos da confianza, porque ningún otro poder puede resistir ante Él. Y del día del juicio.

2- NOS HACE AMAR, CONOCER A CRISTO : Juan 16:13-15

13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

1 Cor: 12: 3 dice – Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.

3- NOS CAPACITA DE DONES SOBRENATURALES_ 1a Cor 12: 11,

11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.(si leemos el contexto encontramos la diversidad de dones sobrenaturales dados por Dios y por el E. Santo.

Esta capacitación sobrenatural es para edificar su iglesia, nunca para elevar la autoestima del creyente, es un don De Dios que al buscar su rostro nos llena con su poder y nos BAUTIZA – del griego bautizare que significa sumergir. A medida que tu y yo busquemos a Dios en oración nos sumergimos y podremos ser bautizados con el fuego De Dios para hablar su palabra y sus obras sean manifestar en nosotros sus hijos.

Como está tu búsqueda De Dios?. Como esta tu poder espiritual?

Hechos 1: 8 dice: pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Romanos 15:13 dice: Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

1 Corintios 5:4: dice En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo,

Efesion 3:14-19 – Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo,

de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra,

para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;

para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,

seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,

y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

1 Tesalonicenses 1: 5

pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.

OREMOS:

Comentarios

Comentarios