I4 ACEH (INDONESIA), 23/05/2017.- Un hombre recibe 85 azotes públicos en Aceh, la única provincia de Indonesia donde se aplica la sharia (ley islámica) y se penaliza la homosexualidad, en Indonesia, hoy, 23 de mayo de 2017. Organizaciones de defensa de los derechos humanos han denunciado una aumento de la represión contra la comunidad LGBT en Indonesia, el país con la comunidad musulmana mayor del mundo. EFE/HOTLI SIMANJUNTAK

Abraham intercede por Sodoma

Génesis 18:16-19:29 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

16 Y los varones se levantaron de allí, y miraron hacia Sodoma; y Abraham iba con ellos acompañándolos.17 Y Jehová dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer,18 habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra?19 Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.20 Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo,21 descenderé ahora, y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré.22 Y se apartaron de allí los varones, y fueron hacia Sodoma; pero Abraham estaba aún delante de Jehová.23 Y se acercó Abraham y dijo: ¿Destruirás también al justo con el impío?24 Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás también y no perdonarás al lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él?25 Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagas. El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?26 Entonces respondió Jehová: Si hallare en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos.27 Y Abraham replicó y dijo: He aquí ahora que he comenzado a hablar a mi Señor, aunque soy polvo y ceniza.28 Quizá faltarán de cincuenta justos cinco; ¿destruirás por aquellos cinco toda la ciudad? Y dijo: No la destruiré, si hallare allí cuarenta y cinco.29 Y volvió a hablarle, y dijo: Quizá se hallarán allí cuarenta. Y respondió: No lo haré por amor a los cuarenta.30 Y dijo: No se enoje ahora mi Señor, si hablare: quizá se hallarán allí treinta. Y respondió: No lo haré si hallare allí treinta.31 Y dijo: He aquí ahora que he emprendido el hablar a mi Señor: quizá se hallarán allí veinte. No la destruiré, respondió, por amor a los veinte.32 Y volvió a decir: No se enoje ahora mi Señor, si hablare solamente una vez: quizá se hallarán allí diez. No la destruiré, respondió, por amor a los diez.33 Y Jehová se fue, luego que acabó de hablar a Abraham; y Abraham volvió a su lugar.

VERDAD CENTRAL

Dios es paciente y misericordioso. pero a la vez es justo y no tolera la maldad. El pecado jamás quedará sin castigo.

OBJETIVOS

Conocer el juicio que Dios trajo a las ciudades de Sodoma y Gomorra. Valorar la paciencia divina que espera el arrepentimiento del hombre. Decidir servir al Señor con integridad en medio de la inmoralidad que prevalece en el mundo.

INTRODUCCIÓN

En el valle de Sidim se asentaban cuatro ciudades. Su habitantes eran descendientes de Cam. el hijo de Noé (Génesis 1 0 : l 9 ) . La primera descripción que hallamos en la Escritura acerca de los habitantes de una de estas urbes no es muy halagüeña: Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera (Génesis 13:13). De hecho alcanzaron tal grado de perversidad que se convirtieron en un permanente símbolo de iniquidad e inmoralidad (Isaías 1:10; 3:9; Jeremías 23:14; Ezequiel 16:46-56: Apocalipsis l l : 8 ) .

El Dios santo no podía pasar por alto la depravación de estas ciudades. así que determinó castigarlas. Hallamos en esta historia una muestra de cómo trata el Señor la maldad de los hombres, pero también encontramos una prueba de su misericordia al rescatar a Lot Constituye un ejemplo de la justicia y la bondad divinas.

I-  LA INTERCESIÓN DE ABRAHAM

Nota complementaria
El “regateo” de Abraham con Dios molesta a algunos lectores. pero las oraciones del patriarca, aunque audaces, se hicieron con auténtica humildad y profunda reverencia. Fue para que se honran: la justicia que pidió la  liberación de Sodoma si se encontraran en ella tan pocos como cincuenta… cuarenta y cinco cuarenta treinta veinte o aun si sólo se hallaren allí diez justos (18:24‐32). El no estaba tratando de convencer a Dios de que hiciera algo en contra de su voluntad (john F. Walvoord y Roy B. Zuck. El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo l. pág. 6 6 ) .

Recién había escuchado Abraham la ratificación de la promesa de un hijo heredero. Dios se había aparecido al patriarca en compañía de dos ángeles y confirmó la palabra ante Sara.
Después de comer, los ángeles se dirigen a Sodoma. Entonces Dios comunica sus planes a Abraham. Las ciudades de Sodoma y Gomorra han llegado a un grado de perversión inaceptables. Pronto serán destruidas.

Jehová da a conocer esta noticia al patriarca por la comunión existente entre ambos, por los planes que tiene el Altísimo con él, y porque sabe el Todopoderoso que este hombre instruirá a sus descendientes a …que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio (18:19).
La noticia del juicio sobre las ciudades aledañas al mar Muerto conmociona a Abraham. Su sobrino vivía en Sodoma, así que el patriarca se preocupó. Enseguida hallamos un interesante diálogo entre el hombre y Dios. Es cierto que en la oración no se trata de imponerla voluntad propia a la divina ,pero si se nos enseña que a través de ella podemos apelar a la misericordia del Señor, a su bondad y a su j u s t i c i a ; y de acuerdo al caso que nos ocupa, el Padre espera que intercedamos a favor de quienes están perdidos para que les sea mostrada la compasión del Altísimo. De hecho la frase …descenderé ahora, y veré si han consumado su alma según el clamor que ha venido hasta mi; y  si no, lo sabré(18:21),también parece insinuar que Jehová está dispuesto aún adar una última oportunidad alas ciudades. Abraham pregunta a Jehová si es capaz de perdonar a la ciudad si halla en ella por lo menos a cincuenta justos. Apela a la justicia de Dios, sabe que él jamás daría el mismo pago al impío y al justo (18:25). El Señor responde que por amor a esos cincuenta perdonaría la ciudad. Quizá Abraham sabe que enSodoma difícilmente se hallará un gran número de personas íntegras, conoce sin duda la inmoralidad y perversidad que distinguen a esa ciudad y a las urbes vecinas. Así que poco a poco desciende en cantidad para dejarlo finalmente en sólo diez justos. Dios responde que detendrá el castigo por amor a ese pequeño número. La respuesta divina parece tranquilizar al patriarca, sabe que por lo menos Lot estará dentro de ese grupo.

II. EL RESCATE DE LOT

Nota complementaria
En tiempos antiguos, la puerta de la ciudad era el centro de gran parte de la actividad de la población. Los cuartos adjuntos a la puerta podían, en tiempos de guerra, ser ocupados por los ejércitos defensores. En tiempos de paz se podían usar como tribunales, salas de reuniones y como salones de clases para los miembros del ayuntamiento, hombres de negocios, maestros y estudiantes. Como se dice que Lot estaba “sentado a la puerta de la ciudad”, llegamos a la conclusión de que era un hombre activo en la vida comercial de Sodoma (John C. ]eske. La Biblia Popular, Génesis. pág. 159).

Ya en el ocaso, llegaron los mensajeros divinos a Sodoma. Lot se encontraba a la puerta de la ciudad. Tan pronto ve a los visitantes, se dirige hacia ellos, les da la bienvenida y los invita a hospedarse en su hogar. Seguramente Lot había aprendido de su tío el valor de la hospitalidad; no está demás decir que entre los cristianos debe aún prevalecer la generosidad y el espíritu hospitalario. Al principio los ángeles se rehúsan pero puede más la insistencia del sobrino de Abraham. por lo que acceden a entrar al hogar donde son agasajados con un espléndido banquete.

Pero los de Sodoma y Gomorra no eran tan corteses como Lot. Cuando se enteran de que ha recibido a dos forasteros, los habitantes se dirigen a la puerta de su casa y exigen que saque a los visitantes para “conocerlos”. El verbo es un eufemismo para referirse alas relaciones sexuales, así lo vierte la NTV: ¡Haz que salgan para que podamos t e n e r  sexo c o n  ellos! (195); a ese punto había llegado su degradación moral. La reacción de Lot confirma las intenciones perversas de estas personas. Les ruega que no cometan un acto de maldad y les ofrece a sus propias hijas para que las deshonren, con tal de no entregar a sus huéspedes. Este acto se explica por el hecho de que los orientales consideraban la hospitalidad como un deber sagrado. Lot se sentía responsable de la integridad de sus invitados.

El mundo del siglo XXI vive igual que sodoma y gomorra

Los perversos de Sodoma se rehusaron a acceder a la petición de Lot. Se abalanzaron contra él para agredirlo, pero los ángeles hirieron con ceguera a la turba y rescataron a Lot. Con este hecho, era evidente que no había esperanza para esta ciudad. El incidente era prueba suficiente del grado de descomposición al que habían llegado. El término “sodomía”, que describe relaciones sexuales entre dos personas del mismo sexo, proviene de ellos. A tal extremo habían llegado que los ángeles apresuran al sobrino de Abraham para que salga de la ciudad. El juicio es inminente, no se encontraron ni siquiera cinco justos, así que Lot, su esposa y sus dos hijas son los únicos que saldrán del lugar para salvar sus vidas, pues ni los yernos de este hombre creyeron en la advertencia.

III. EL JUICIO DIVINO

Nota complementaria …Se han encontrado ruinas cerca de las orillas del mar Muerto, en su extremo sur, donde se especula ahora que estuvieron estas ciudades. Los hallazgos indican que dichas ruinas corresponden a unas ciudades que fueron destruidas por fuego y un gran cataclismo. Entre las tablillas descubiertas en Ebla algunas mencionan a las ciudades de Sodoma y Gomorra (Alfonso Lockward. Nuevo diccionario de la Biblia. pág. 978).

Apenas amanecía cuando los ángeles sacaron a Lot y a su familia de Sodoma. Fue la misericordia de Jehová para con él lo que lo salvó del juicio (19:16). Los enviados del cielo le permitieron acogerse en la ciudad de Zoar. Tan pronto llegó allá comenzó el juicio sobre Sodoma y las ciudades cercanas. Fuego y azufre cayeron del cielo sobre las edificaciones, la llanura, la vegetación y todos los habitantes de esos lugares. Algunos conjeturan que el desastre se debió a alguna actividad volcánica o a un terremoto que hizo que estallaran los depósitos de asfalto y azufre que abundaban en esa región (Génesis 14:10) y lanzara materiales incandescentes. Lo cierto es que la catástrofe fue resultado del juicio divino por la inmoralidad de los habitantes de Sodoma y Gomorra. Ocurrió en el m o m e n t o determinado por Jehová y castigó sólo a quienes se habían entregado a la perversión. No cabe duda que esto venía de parte del Dios santo.
La mujer de Lot desobedeció la advertencia angélica. Miró atrás y quedó convertida en estatua de sal ( 19 : 26 ) .

Quizá su corazón aún estaba en la ciudad, pensaba en los bienes que había dejado en ella. Las órdenes de los ángeles habían sido muy claras (19:17). por lo que su cuerpo quedó ahí como un triste recuerdo de los funestos resultados de la desobediencia. El destino fatal de esta señora es usado también por Jesús para exhortar a los discípulos a escapar con premura cuando llegue el juicio sobre Jerusalén: acordaos de la mujer de L o t (Lucas 17:32).
Lot consiguió llegar a Zoar con sus hijas para salvar su vida. aunque luego por temor escapó hacia el m o n t e . Mientras tanto. las ciudades eran consumidas por el fuego y el azufre. Desde la seguridad de Mamre, Abraham contemplaba cómo el humo subía de la tierra como el humo de un horno(19:28).Por amor a él, Jehová había salvado a Lot.

Cuán importante es la intercesión. muchas veces también el Señor mostrará su favor sobre la familia. gracias a un justo…

CONCLUSIÓN

Sodoma, Gomorra y las ciudades circunvecinas recibieron el juicio del Señor por sus pecados de inmoralidad. Su castigo ha quedado como ejemplo de la justa ira de Dios (judas 7) y nos recuerda el juicio futuro que le aguarda al mundo entero: …pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardadas para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos (2 Pedro 3:7l… Mas no será sólo por pecados similares a los de Sodoma y Gomorra. En realidad, mayor afrenta es el rechazo a la oferta de salvación que el Padre presenta en Cristo. Jesús mismo dijo que las ciudades que lo despreciaron recibirían mayor castigo que las del pasado. Los que hemos creído esperamos un futuro distinto. aguardamos la promesa de cielos y tierra nuevos (2 Pedro 3:13).

Alabemos la gracia de Dios que nos ha salvado y no dejemos de presentar el evangelio a cuantos podamos. a fin de que escapen del juicio venidero.

fuente: guia de milagros eccad.mx

Comentarios

Comentarios